Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los expertos no cuestionan la decisión de no evacuar Houston

logotipo de Associated PressAssociated Press 30/08/2017 Por REESE DUNKLIN, Associated Press

El alcalde de Houston ha enfrentado preguntas sobre su decisión de no ordenar una evacuación de la ciudad, que se sabe es propensa a las inundaciones, antes de la llegada del huracán Harvey..

En cambio, el alcalde, Sylvester Turner, se atuvo el martes a su recomendación a los vecinos desde que la tormenta tocó tierra el viernes: refúgiense en casa.

Las grandes inundaciones de Harvey provocaron miles de rescates que abrumaron a los servicios de emergencias. El centro de convenciones George R. Brown alojaba casi al doble de las 5.000 personas previstas, conforme la gente buscaba refugio de crecidas que hicieron que los barrios parecieran lagos.

“Quiero decir esto de nuevo, porque supongo que no se ha registrado, pero no se puede evacuar a 6,5 millones de personas en dos días”, dijo Turner el martes, refiriéndose a la ciudad y sus alrededores. “Eso sería caótico. Estaríamos poniendo a la gente en un peligro mayor”.

La situación recuerda a la del huracán Katrina en 2005, cuando el alcalde de Nueva Orleans, Ray Nagin, y la gobernadora de Luisiana, Kathleen Blanco, fueron criticados por no ordenar una evacuación antes. Nagin lo hizo un día antes de que el huracán tocara tierra, y el colapso de varios diques provocó inundaciones catastróficas que sumieron la ciudad en el caos durante días.

Los expertos señalaron que evacuar durante un huracán es una decisión complicada con consecuencias importantes, y ninguno de los consultados por The Associated Press cuestionó a Turner. Harvey ganó fuerza con rapidez para convertirse el viernes en huracán de categoría 4, lo que dio poco tiempo al alcalde y otras autoridades para trasladar a mucha gente.

“Se les critica por lo que hacen, se les critica por lo que no hacen”, comentó Susan Cutter, directora del Hazards and Vulnerability Research Institute en la Universidad de Carolina del Sur.

Las dudas comenzaron el viernes, cuando el gobernador de Texas, Greg Abbott, sugirió a los vecinos de Houston que se marcharan mientras aún podían. En ese momento, Harvey era un potente huracán al que le quedaban unas horas para tocar tierra, unas 175 millas al sur cerca de Corpus Christi. Pero se esperaba que la tormenta descargara fuertes aguaceros sobre la ciudad, susceptible a las inundaciones desde hace tiempo porque se encuentra en un terreno llano y se expandió con un urbanismo desbocado que incluyó construir sobre humedales.

Horas después de las declaraciones de Abbott, Turner y otros líderes locales advirtieron a la gente que se lo pensara dos veces antes de huir sin necesidad, especialmente cuando otras poblaciones que estaban de forma más directa en la ruta de Harvey necesitaban esas mismas carreteras.

Una vez las lluvias de Harvey se convirtieron en precipitaciones torrenciales sobre Houston durante el fin de semana e hicieron demasiado peligroso marcharse, algunos vecinos empezaron a dudar de la decisión de Turner.

Un estudio realizado este año por el estado de Carolina del Sur estimó que evacuar la zona de Charleston antes de un huracán de tamaño similar llevaría de 27 a 30 horas como mínimo, si se emplearan los carriles en ambos sentidos.

Sacar a la gente de un centro urbano de interior como Houston _la ciudad es unas tres veces mayor que Charleston_ requeriría al menos de 36 a 48 horas, según expertos. Pero Harvey sólo tardó 56 horas en convertirse en huracán de categoría 4.

“El problema con las evacuaciones es, ¿cuándo las ordenas?”, dijo George Haddow, ex jefe de personal de la Agencia Federal de Gestión de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), que sufrió varios huracanes con su familia en Nueva Orleans. “No quieres convocar una evacuación tan pronto que la tormenta vire a la izquierda y golpee Galveston”.

Ordenar una evacuación, apuntan los expertos, conlleva sus propios riesgos, como autopistas atascadas en las que los conductores pueden sufrir graves tormentas eléctricas o, aún peor, tornados que podrían producirse en la zona exterior de la tormenta.

“Creo que hicieron lo mejor que pudieron dada la situación”, dijo Joe Myers, exdirector de gestión de emergencias en Carolina del Norte y Florida.

En defensa de su decisión, Turner ha recordado varias veces la sombría experiencia del huracán Rita en 2005, cuando se atribuyeron a los problemas en la evacuación de 3 millones de personas _en torno a la mitad que Houston y sus alrededores_ muchas de las más de 100 muertes documentadas.

“No puedes poner a 6,5 millones de personas en la carretera dos días antes de una tormenta que no sabes a dónde va”, dijo el martes. “Es absurdo”.

Sin embargo, algunos expertos señalaron que las alternativas no tendrían por qué ser solo que todos los habitantes se fueran o que se quedaran.

Un breve resumen del plan de emergencias para el condado donde está Houston contempla una evacuación “total o parcial” que se considere más eficaz “para proteger a la población”. En un primer momento no había una copia completa del plan y las autoridades no respondieron a peticiones.

Ese plan regional plantea dudas sobre si se consideró y si era posible organizar evacuaciones seleccionadas de barrios vulnerables, aunque solo fuera para llevar a la gente a terreno alto en edificios de varios pisos.

___

Los periodistas de Associated Press Kevin McGill en Nueva Orleans, Seth Borenstein en Washington y Will Weissert en Austin, Texas, contribuyeron a este despacho.

image beaconimage beaconimage beacon