Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los puntajes de River en el empate ante Guaraní: Alario, el destacado dentro de un bajo rendimiento colectivo

logotipo de LA NACION LA NACION 09/08/2017

Ante un Monumental comaldo, River festejó y logró el boleto a los cuartos de final de la Copa Libertadores. Tras haber ganado 2-0 en Paraguay, el empate 1-1 ante Guaraní le alcanzó para redondear una serie en la que fue bastante superior como visitante, pero terminó sufriendo mucho más de lo esperado aquí en Buenos Aires.

El equipo de Marcelo Gallardo, que contó con el estreno de un nuevo sistema de juego que rotó entre un 4-3-2-1 y un 4-3-3 -terminó siendo un 4-4-2 en el cierre-, no tuvo una actuación convincente y dejó más dudas que certezas. Tras un mes sin fútbol oficial, se notó la falta de coordinación en todas las líneas y de ritmo en la gran mayoría de los futbolistas. Pero gracias al gol Pinola -que se adjudicó Alario-, el Millonario tendrá tranquilidad para trabajar y mejorar de cara al futuro.

Germán Lux (5): regular partido del arquero que regresó al club tras 11 años. Atento y certero en la contención de los remates para no dar rebotes. Mostró algunas dudas en las pelotas aéreas y se resbaló en la jugada que Chávez desperdició el 0-2. Simple con los pies, sin complicarse.

Jorge Moreira (5): no pudo exponer lo que el técnico pretende de él. Se proyectó pero no generó peligro en ataque y, pese a que no tuvo errores de gravedad, no estuvo muy firme en defensa.

Jonatan Maidana (5): apagado y lento en el primer tiempo, levantó con el correr de los minutos y se terminó acomodando. Le costó imponerse de arriba y alternó buenas y malas en la marca y con los pies. Cortó dos pelotas esenciales que podrían haber sido gol.

Javier Pinola (4): pese a que convirtió el gol (con la duda si la empujó él o Alario), fue lo más inseguro de la defensa. Mostró imprecisiones y lentitud a la hora de salir a cortar y sufrió mucho la pelea con los delanteros. Cometió sucesivas faltas en lugares inoportunos y habilitó a los jugadores de Guaraní en el 1-0. Con su personalidad y algunos quites demostrando cierta firmeza, maquilló la actuación.

Milton Casco (4): es un arma esencial para los movimientos de ataque que ensaya Gallardo y sube constantemente, pero la banda izquierda es una invitación a atacar para el rival. Sus proyecciones terminan siendo un arma de doble filo para el equipo ya que no retrocede ni marca correctamente. No muy preciso con la pelota en los pies.

Enzo Pérez (5): de mayor a menor. Entró a pura energía, pidiendo la pelota y asistiendo a sus compañeros. Generó una gran jugada individual que desperdició Nacho Fernández para el 1-0. Pero tras los primeros minutos, comenzó a caerse física y futbolísticamente. Fue reemplazado por Scocco a los 23 minutos del segundo tiempo.

Leonardo Ponzio (5): firmeza y actitud para marcar y recuperar, pero sin lograr hacer pie para imponerse por completo en un mediocampo que estuvo más disputado de lo normal. Buen despliegue.

Ariel Rojas (4): sigue sin poder levantar su nivel. Hace varios partidos que se lo nota inconexo con el resto del equipo, sin poder acoplarse. River lo necesita para la recuperación y la distribución y hoy no aporta mucho en ninguna de las dos facetas.

Ignacio Fernández (5): desorientado en su rol durante la primera mitad, siendo por momentos una especie de extremo derecho. Llegó libre al área en una jugada de Pérez y desperdició una chance clara. No participó mucho en el ataque o la creación. En el segundo tiempo, sobre todo en el tramo final del partido, se acomodó y mejoró retrocediendo y volviendo a su función habitual de control y distribución.

Gonzalo Martínez (6): el único que buscó y pudo desequilibrar. Supo saber cuándo aportar explosión y cuándo pausa. Pudo anotar el 1-0 pero el arquero Aguilar le ahogó el grito. Volvió a ser importante en la ejecución de la pelota parada: envió un tiro libre a la cabeza de Alario que estuvo cerca y ejecutó el tiro de esquina del que llegó el gol.

Lucas Alario (7): levantó su nivel de encuentros anteriores y se acomodó a lo que el partido le pedía. Aunque estuvo solo y debió buscar que le llegara la pelota, fue el hombre que más incomodó a los defensores de Guaraní con sus movimientos. Bien para pivotear y descargar la pelota. Luchó todas y así se terminó llevando por delante a Pinola en el gol -que se adjudicó-. Pura potencia, aunque sufrió la soledad de ser el único delantero.

El equipo millonario, cuando salía al vestuario en el entretiempo. Allí, perdía 1-0. © Mauro AlfieriMauro Alfieri El equipo millonario, cuando salía al vestuario en el entretiempo. Allí, perdía 1-0.

Ingresaron

Ignacio Scocco (6): buen ingreso para renovar aire y energía en ataque -ingresó a los 23 del segundo tiempo en lugar de Pérez-. Se asoció bien con Alario y generó peligro. Un remate suyo de tiro libre se fue muy cerca.

Carlos Auzqui (-): escasa participación. Entró por Pity Martínez a falta de 10 minutos.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon