Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los republicanos redefinen el muro fronterizo de Trump

logotipo de Associated PressAssociated Press 26/04/2017 Por ERICA WERNER, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Los republicanos en el Congreso tienen un aspecto nuevo de qué hablar en torno al muro fronterizo de Donald Trump: en realidad no es un muro.

En su lugar, el muro es “un poco una metáfora en lo que respecta a la seguridad fronteriza”, dijo el representante Mario Diaz-Balart, de Florida.

O un “muro, entre comillas”, como lo definió el senador John McCain de Arizona: una combinación de drones, torres, dispositivos para contrarrestar la construcción de túneles y aspectos similares que mejoran la seguridad en la frontera.

El tema surgió esta semana durante las discusiones en el Congreso sobre un proyecto de ley de gastos de todo el gobierno, el cual incluye fondos para las medidas de seguridad en la frontera entre México y Estados Unidos.

Después de que el presidente reculó en sus exigencias ante las objeciones de los demócratas, no se prevé que la propuesta de ley incluya fondos asignados específicamente a la construcción del “enorme y hermoso” muro fronterizo que Trump prometió construir en repetidas ocasiones durante su campaña. En su lugar, el proyecto financiaría otras medidas de seguridad fronteriza, tal vez inclusive caminos de acceso y puertas, así como mejoras tecnológicas de diversa índole.

Eso parecería estar por debajo de lo que Trump prometió. Pero de acuerdo con republicanos como McCain y Diaz-Balart, de todas formas el muro fronterizo impulsado por el mandatario podría entenderse mejor como una figura literaria.

“Desde mi punto de vista se debe tener una interpretación de un muro, entre comillas, como una barrera contra las drogas y las personas ilegales, esas pandillas que llegan desde países centroamericanos, y eso significa utilizar cada pieza de tecnología con la que uno cuente”, declaró McCain, quien cenó con Trump el lunes en la Casa Blanca.

En lo que respecta a si el presidente comparte sus puntos de vista, McCain dijo: “Creo que al menos está sopesando esa definición”.

Desde hace tiempo, expertos y legisladores de ambos partidos han dicho que una barrera física a lo largo de los 3.200 kilómetros (2.000 millas) de frontera es innecesaria, impráctica y sumamente costosa, especialmente en las porciones de la frontera que corren a lo largo del río Bravo o en tierras bajo soberanía indígena.

El estimado de costos supera los 20.000 millones de dólares, e incluso los republicanos descartan la repetida promesa de Trump de que México terminará financiando el muro. Los republicanos en los estados fronterizos se muestran particularmente escépticos, y ninguno de ellos ha acogido la promesa del mandatario sobre la construcción de un muro físico.

El secretario de Seguridad Nacional, John Kelly, ha reconocido que no habrá un muro “de costa a costa”, y en su lugar ha hablado sobre una combinación de estructuras, tecnologías y recursos humanos. Pero el funcionario se ha mantenido firme de que habría algunas estructuras físicas nuevas entre ambos países.

Los republicanos que enfrentaron preguntas incómodas esta semana sobre la necesidad de financiar un muro real hallaron refugio en la postura de Kelly.

“Escuchen la manera en que él lo define; es en eso en lo que estamos trabajando”, dijo el senador republicano John Hoeven de Dakota del Norte. “Se trata de un muro, cercas, reparaciones, tecnología, personal, todo en un equilibrio adecuado para realizar el mejor trabajo. Vamos, eso suena bastante razonable”.

___

Las periodistas de The Associated Press Jill Colvin, Alicia A. Caldwell y Mary Clare Jalonick contribuyeron con este despacho.

image beaconimage beaconimage beacon