Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Los votos nulos se duplicaron respecto de las PASO anteriores

logotipo de LA NACION LA NACION 20/08/2017

En las PASO, se duplicó el número de personas que puso en su sobre boletas rotas, repetidas, falsas o simplemente objetos que no tenían nada que ver con la elección. Según el escrutinio provisorio, el voto nulo fue el doble a nivel nacional que en las primarias de 2015.

Hace dos años, hubo 248.287 sufragios nulos. Pero el domingo pasado fueron 515.202. El cálculo responde a la categoría de diputados nacionales, que fue la única que se votó en todos los distritos.

El voto nulo puede ser accidental o intencional. Si alguien reemplazó las boletas de un partido por otras similares pero adulteradas, sería la primera opción. Si el votante estaba furioso con los partidos e introduce comida en el sobre a modo de protesta, sería la segunda.

Los analistas dicen que en este segundo caso, el sufragio puede ser entendido como un voto "contestatario", que canaliza el enojo o el desencanto de un sector de la población con el poder político, un fenómeno que creció en los últimos años en todo el mundo.

Ese voto no afecta los porcentajes, a diferencia del voto en blanco -cuando se deposita en la urna el sobre vacío-, que puede terminar favoreciendo al espacio que está primero en una elección reñida.

La provincia donde se registraron más votos nulos fue Santa Fe, con 100.882, lo que representó el 5,2% del padrón del distrito. En términos porcentuales, Chubut y Tierra del Fuego superaron apenas a los santafecinos con el 6%. En la provincia gobernada por el socialismo, el domingo hubo casi tres veces más votos nulos que en 2015 (38.685). En el otro extremo está Catamarca, con sólo 3105 nulos. Hace dos años hubo 1496. Los datos se desprenden de un relevamiento de LA NACION Data.

Si se tiene en cuenta la elección a senadores -que abarcó ocho distritos-, Santa Cruz encabezó la lista de las provincias con más votos nulos (5%). Buenos Aires, campo de la batalla entre Esteban Bullrich (Cambiemos) y Cristina Kirchner (Unidad Ciudadana), el nulo fue sólo del 1% (80.832 votos, apenas 18.000 voluntades más que en 2015).

El panorama es distinto con el voto en blanco. A nivel nacional, hubo unos 200.000 sobres vacíos menos que en las primarias de 2015. La cifra pasó de 989.823 hace dos años, a 795.912 el domingo (en términos porcentuales, bajó del 4,2% al 3,3% de los votantes).

Para senadores, en Buenos Aires hubo un 3% de sobres vacíos y quedó al tope del ranking, sólo superada por La Rioja -donde figuró Carlos Menem en la boleta aunque su continuidad como candidato para las generales de octubre depende de la Justicia- donde el voto en blanco llegó al 5%. En la elección para diputados nacionales, Catamarca lideró el ranking con 6% (11.310) junto con Buenos Aires, con el 5% (446.462). La ciudad de Buenos Aires, Tucumán, Santiago del Estero y Río Negro estuvieron entre los distritos con menor porcentaje de voto en blanco (alrededor del 1% cada uno).

Avance oficialista

Como si le hubiera caído un balde de pintura amarilla encima, después de las PASO el mapa de la Argentina quedó con una presencia del macrismo mucho más fuerte que en las primarias de 2015, cuando el mapa era mayoritariamente azul, el color del Frente para la Victoria. De haber ganado en sólo dos distritos hace dos años (la ciudad de Buenos Aires y Mendoza), en los últimos comicios Cambiemos se impuso en 11.

En cuanto a los sufragios, el avance es significativo: el macrismo pasó de 6.595.914 votos a 8.395.724 (1,8 millones de voluntades más). Cambiemos creció más en San Luis (sumó un 159% más de votos), donde propinó una dura derrota a los hermanos Rodríguez Saá, y en Formosa (122%).

Por el contrario, la alianza creció en todos los distritos menos en tres, donde la performance empeoró. En Río Negro obtuvo un 12% menos de sufragios, en Tierra del Fuego decreció un 11% y en Santa Fe un 8%.

A la inversa de la expansión de Cambiemos como fuerza nacional, el kirchnerismo (aglutinado en 2015 como FPV) perdió la mitad de los votos. En 2015 obtuvo 8.424.749 y este año 4.756.031, sin contar al PJ no kirchnerista.

Si se toma el caso de Buenos Aires, el avance de Cambiemos sobre el kirchnerismo fue más contundente. Aunque la elección a senadores quedó en empate técnico según el escrutinio provisorio, el mapa de la provincia es casi todo amarillo.

Unidad Ciudadana sólo puede atribuirse la victoria en buena parte del conurbano, donde se concentra la mayor cantidad de votantes, y en otras pocas localidades distribuidas en el oeste y el sur del distrito.

Aunque Cambiemos tiene la intendencia de 69 municipios, en las PASO logró imponerse en 101. Sergio Massa ganó en dos (en su bastión, Tigre, y en General Pinto). El espacio liderado por Cristina Kirchner ganó en las restantes.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon