Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Más tensión entre Chile y Bolivia tras detención de policías

logotipo de Associated PressAssociated Press 07/07/2017 Associated Press

SANTIAGO DE CHILE (AP) — La detención de dos policías de Chile cerca de la frontera con Bolivia volvió a complicar la relación bilateral entre ambas naciones sudamericanas.

El viernes por la tarde, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet informó que los dos chilenos fueron detenidos por agentes bolivianos mientras patrullaban en la zona fronteriza de Ollague y que se gestionaba su regreso al país. Horas después, el Ministerio de Gobierno de Bolivia confirmó la información en un comunicado, pero agregó que los policías fueron detenidos después que cruzaran la frontera “ilegalmente” en un vehículo a gran velocidad.

“Los policías al percatarse de la presencia de policía boliviana, intentaron darse a la fuga”, señala el documento. Agrega que a los uniformados se les encontraron una pistola, un fusil y un revolver y se les detuvo “respetando” sus derechos.

La primera información sobre los hechos la dio oficialmente la vocera de gobierno de Chile, ministra Paula Narváez, quien leyó un comunicado y no aceptó preguntas. Dijo que la Policía Nacional de Bolivia informó a Carabineros de Chile que dos de sus suboficiales fueron trasladados a la localidad boliviana de Uyuni. La nota añade que los policías chilenos seguían un vehículo sospechoso que no se habría detenido en el control policial.

“El gobierno de Chile, a través de sus autoridades, ha tomado contacto oficial con las autoridades de Bolivia, para coordinar las acciones a seguir y realizar las gestiones necesarias para que los policías chilenos sean devueltos a territorio nacional”. Sin embargo, Bolivia negó tal conversación oficial.

El hecho ocurrió a nueve días de que igual número de funcionarios bolivianos, incluidos dos militares, regresaran a Bolivia luego de estar detenidos por poco más de tres meses en una cárcel chilena.

La justicia local los acusó y condenó a un promedio de tres años de prisión por los delitos de tráfico de armas, robo con intimidación, contrabando y porte ilegal de armas, y cambió las penas por expulsión y una multa equivalente a 48.000 dólares. Los ciudadanos bolivianos negaron los cargos y aseguraron que perseguían a contrabandistas, por lo que entraron a suelo chileno.

La prolongada detención de los nueve encrespó aún más las complicadas relaciones bilaterales, que incluyen dos acusaciones en la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya, una de cada país.

Bolivia rompió relaciones diplomáticas con Chile en marzo de 1978 tras el fracaso de negociaciones para que La Paz recobrara su salida al mar, que perdió acceso soberano al Pacífico por oposición de Perú.

Bolivia y Perú perdieron una guerra con Chile entre 1879-1883 y el tratado de paz con Perú establece que Chile no puede dar salida al mar a Bolivia por territorio que antes fue peruano sin su autorización.

image beaconimage beaconimage beacon