Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

México: juez ordena indagar mandos militares por asesinatos

logotipo de Associated PressAssociated Press 16/08/2017 The Associated Press

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Un juez federal ordenó a las autoridades investigar si mandos del ejército habrían ordenado asesinar a presuntos delincuentes en 2014 en una bodega del centro de México, en uno de los mayores escándalos de presuntos abusos por parte de las fuerzas armadas en el país.

El fallo del juez, tomado el 1 de agosto pero divulgado el martes, señala que la Procuraduría General de la República (PGR) no investigó una supuesta orden militar anterior a los asesinatos, en la cual se instaba a soldados a “abatir delincuentes en horas de obscuridad”

Las autoridades suelen usar el término “abatir” para describir en sus comunicados de prensa que han matado a alguna persona, en particular presuntos delincuentes.

El 30 de junio de 2014, el ejército informó de la muerte de 22 presuntos delincuentes en un supuesto enfrentamiento en una bodega de Tlatlaya, una comunidad del Estado de México, que bordea la capital.

Sólo un soldado resultó herido y tres mujeres sobrevivieron.

Al cabo de las semanas surgieron contradicciones sobre la versión oficial y tanto la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) como la PGR señalaron que hubo algunas ejecuciones extrajudiciales.

La exigencia judicial de investigar la orden militar se tomó como parte de un amparo a favor de una de las tres mujeres que sobrevivieron, que reclamó la falta de una correcta investigación.

Según el juez, a más de tres años del suceso la PGR “no ha realizado diligencia alguna diversa encaminada a la investigación de los hechos ni a la orden emitida a los elementos militares, a la cadena de mando”, ni ha dicho si hay otras indagatorias que puedan aportar elementos para el esclarecimiento de lo ocurrido.

La PGR no informó de inmediato si recurriría la sentencia o no.

Siete soldados fueron inicialmente acusados por lo ocurrido en Tlatlaya el 30 de junio de 2014, pero con el paso del tiempo los jueces los liberaron, algo que organizaciones de derechos humanos consideraron una violación a los derechos de las víctimas.

Para el Centro Prodh, un colectivo de defensa de derechos humanos, esta resolución confirma que hubo impunidad y que hay fallos “estructurales” en la procuración de justicia en México.

“A la fecha, nadie se encuentra rindiendo cuentas ante la justicia por esta privación arbitraria de la vida; no se sabe a ciencia cierta el número de víctimas de ejecución; ni tampoco se han esclarecido las responsabilidades en la alteración de la escena del crimen”, señaló la organización en un comunicado en el que insta a la fiscalía federal a que acate la orden del juez y evite que el caso quede impune.

image beaconimage beaconimage beacon