Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Micaela Tinelli y Romina Pigretti: "Somos obsesivas con lo nuevo"

logotipo de LA NACION LA NACION 03/04/2015

© La Nación Ginebra sopló velitas. Tres años y lo festejó con un sueño cumplido: la apertura del cuarto local en Patio Bullrich, que se suma a Palermo, Unicenter y Alcorta Shopping. La marca de ropa cool de Micaela Tinelli y Romina Pigretti tiene también como tercer socio a Luciano Abitboul, de la marca de cueros Doma. Moderna, cosmopolita, reúne lo último de las tendencias que se ven en Nueva York, París y Londres, pero adaptadas al gusto de sus creadoras. Novedad sí, pero también géneros de calidad, buenos cortes y una paleta neutra que definen su esencia. Micaela estudió producción de moda; "no terminé", aclara, pero menciona que hizo cursos de vestuario de cine y asesoramiento de imagen. "Siempre me sentí conectada con la moda", dice la del apellido famoso que apuesta a un proyecto con sello propio. Romina estudió Economía: "Nada que ver, pero mi mamá siempre tuvo una boutique de ropa en San Isidro y desde chica estuve metida en ese mundo".

-¿Cómo surgió Ginebra?

Romina Pigretti: -Hace tres años que estamos con este proyecto y nos conocemos hace ocho; del ambiente tenemos amigos en común. Yo había tenido otra marca de ropa antes (Love Miuka) que a Mica le gustaba, y charlando vimos la posibilidad de hacer algo juntas.

Micaela Tinelli: -Queríamos una boutique chiquita.

R. P.: -Ginebra nació queriendo cubrir algo que para nosotras faltaba en el mercado local.

-¿Y qué faltaba?

R. P.: -Un estilo clásico, pero con una vuelta; un poco clásico, un poco moderno. Buena calidad, formas que favorezcan, no sólo que estén de moda. Viajamos mucho, cada dos meses, y tratamos de adaptar lo último de la moda. Estamos atentas a lo que viene. La temporada pasada hicimos todo flecos y ahora viajamos a Nueva York y vienen todos flecos.

M. T.: -Somos obsesivas, queremos tener lo último en tiempo récord.

-¿Cómo hacen con los tiempos de producción?

R. P.: -Lleva un mínimo de seis meses, pero nosotras nos damos el permiso con algunas perlitas que salen en 40 días. A veces vemos algo y decimos: esto tiene que estar colgado en el perchero en un mes. Eso hace que la gente que viaja, que le gusta la moda, que mira revistas, encuentre lo último de afuera acá.

-¿Por qué Ginebra?

R. P.: -Cuando elegimos el nombre eran tantas las cosas que queríamos transmitir que nos gustó algo que tuviera varios significados. Ginebra podía ser una bebida que tiene que ver más con la noche y nuestra ropa da un poco a noche, y es lo que más fácil nos resulta diseñar. Es una ciudad de afuera a la que viajamos, es un nombre de mujer que está de moda en Italia. Refleja las tendencias que vienen de todos lados, que hacen al concepto de la marca.

-¿Cómo nacen sus colecciones?

R. P.: -Viajando; los viajes son una gran fuente de inspiración.

M. T.: -La gente en la calle; todo el tiempo nos estamos alimentando de cosas nuevas que vemos acá o allá; también somos fanáticas de Kate Moss.

-¿Qué hace cada una?

M. T.: -Romina está más en lo que es producto y yo me divierto más con la imagen de la marca.

-¿Qué tal las argentinas?

M. T.: -No se animan a jugarse tanto, cosa que afuera sí pasa. Cuando se empezaron a usar las polleras de seda, a nosotros nos divertía que se pudieran usar de día con una remera básica, no sólo para la noche. Está bueno, tiene onda, pero a la mayoría le cuesta.

R. P.: -Podés ver una chica vestida con un jogging, otra con una pollera con lentejuelas en la misma situación. Acá se siente mucho la mirada del otro y eso pesa a la hora de vestirse. Nosotras buscamos descontracturar un poco la moda, prendas que la gente usaría para una fiesta, nosotros proponemos que se la ponga de día con unas zapatillas y una remera.

-Un mix canchero.

R. P.: -Sí, pero nuestra mirada es que en un look total siempre tiene que haber una prenda de lujo. Puede ser el taco, la cartera o el tapado, algo que se destaque.

-¿Quiénes son referentes?

R. P.: -Nos gustan las camperas de Balmain, el manejo de las gasas de Chloé, Stella en sastrería...

M. T.: -De la Argentina nos gusta Nous; tiene un criterio que unifica en toda la colección. Pero no somos mucho de consumir moda de acá ni de afuera porque nos vestimos enteras de Ginebra.

-¿Los ítems para este invierno?

R. P.: -Un tapado off white, una campera de cuero bordada, son las joyitas que te puedan cambiar un look. Las prendas de lujo tienen que ser multifunción.

-¿Qué sigue?

R. P.: -Cuando empezamos el objetivo era tener cuatro locales, y ya los tenemos. Pero este año tomamos la decisión de disfrutar lo que hacemos; el mercado te lleva a mucho, pero sentimos que hay marcas que están muy buenas y después que llegan a ese punto de ebullición empiezan a bajar...

M. T.: -Queremos mantener el concepto de boutique exclusiva, sabemos que vendemos un producto que es una especie de joyita. Esa es la parte interesante de la marca..

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon