Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Muchos fanáticos de México provienen de EEUU

logotipo de Associated PressAssociated Press 18/06/2014 Por ADRIANA GOMEZ LICONAssociated Press

SAO PAULO (AP) — Que no te engañen las camisetas verdes que lucen los miles de fanáticos de la selección de México cuando hacen la ola en los estadios de la Copa del Mundo. Muchos de ellos no viajaron a Brasil desde el país azteca. Provienen de Nueva York, Dallas o Atlanta con pasaportes estadounidenses en mano pero con la bandera tricolor y el sombrero de "¡Viva México!".

El arribo de unos 40.000 mexicanos al Mundial ha sorprendido a los brasileños que no esperaban ver a tantos aficionados hinchando por su seleccionado, aunque las autoridades de México, anticipaban el arribo tanto de compatriotas de ciudades mexicanas como de miembros de la comunidad hispana proveniente de las urbes estadounidenses.

"Esa es la plática aquí", dijo Juan Chacón, un fanático que viajó a Brasil con su pasaporte estadounidense. "Nos preguntamos unos a los otros de dónde vienen tantos y hay muchos mexicanos que radicamos en Estados Unidos".

La Federación de Fútbol mexicana esperaba a unos 15.000 fans del 'Tri' para el primer partido en el que México venció a Camerún 1-0. Pero algunos medios locales calcularon la presencia de casi el doble en el estadio das Dunas, de Natal.

La porra binacional en el Mundial es el resultado de dos fenómenos: los cambios demográficos que ha sufrido Estados Unidos donde 17% de la población o 53 millones de personas son de origen latino y la capacidad adquisitiva que adquieren los mexicanos en su nueva nación.

En México, los ingresos per cápita anuales rondan los 9.000 dólares al año en promedio mientras que viviendo en su vecino del norte, el ingreso es cinco veces mayor, unos 47.000 dólares anuales.

Se trata de una capacidad de compra que coincide con las cifras de la FIFA: los fanáticos de Estados Unidos adquirieron unos 200.000 boletos para asistir a partidos del Mundial, mucho más que cualquier otro país, con excepción del anfitrión Brasil.

En contraste, en México se compraron 34.000 entradas pese a que la pasión futbolera en el país es ferviente.

Un fanático mexicano bebe tequila frente a la Arena Castelao en Fortaleza, Brasil, el martes 17 de juniio de 2014. Muchos hinchas que siguen a la selección mexicana viven en Estados Unidos, desde donde han hecho el viaje a Brasil. Algunos son parte de la gran oleada de inmigración observada en la última década del siglo XX y la rimera del XXI y otros son descendientes de mexicanos, que crecieron apoyando al Tri, cuando Estados Unidos no destacaba aún en fútbol (AP Foto/Eduardo Verdugo) © The Associated Press Un fanático mexicano bebe tequila frente a la Arena Castelao en Fortaleza, Brasil, el martes 17 de juniio de 2014. Muchos hinchas que siguen a la selección mexicana viven en Estados Unidos, desde donde han hecho el viaje a Brasil. Algunos son parte d

Chacón, por ejemplo, nació en Ciudad Juárez pero creció y estudió en El Paso, Texas. Viajó a Brasil con dos amigos estadounidenses con quienes ha viajado a Natal y Fortaleza, donde la selección mexicana enfrentó a Camerún y Brasil respectivamente.

Él habla en español con sus amigos y otros mexicanos que ha conocido durante su travesía por Brasil, pero "de repente se nos sale el Spanglish", dice al explicar a qué se dedica.

"¿Cómo se dice 'customer service'? ¡Soporte al cliente!", exclama Chacón con alivio.

Las agencias de viajes estadounidenses ofrecieron a esta porra binacional paquetes de viajes para seguir tanto a la selección mexicana como al equipo de Estados Unidos pues suelen hinchar por los dos equipos. Había toda clase de promociones: desde viajes con hoteles de lujo, personas que servían de guías y transporte entre aeropuertos, estadios y hoteles que costaban más de 11.000 dólares por persona a paquetes más modestos con hoteles más económicos, sin transporte, que costaban entre 3.000 y 4.000 dólares.

"Viajamos a Brasil con el pasaporte americano, compramos los boletos con la FIFA directamente", dijo Francisco Trejo, quien viajó a Fortaleza desde Los Ángeles acompañado de sus dos hijos. "Como nosotros, vienen muchos más amigos y conocidos, que tenemos la nacionalidad (estadounidense), pero la verdad es que venimos a apoyar a México con todo".

Una parte de la fanaticada en Brasil la forman la última gran oleada migratoria de México a Estados Unidos que inició a finales de los noventa y finalizó a mediados de la década pasada; la otra, mexicanos de segunda generación que explican que crecieron apoyando a la selección mexicana cuando el equipo de Estados Unidos aún no era tan conocido.

Analistas dicen que el incremento en el número de latinos ha estimulado el interés en el fútbol en Estados Unidos.

Un análisis de Google en mayo concluyó que el interés en el fútbol ha crecido en los Estados Unidos mayormente impulsado por hispanos y jóvenes viviendo en urbes con una alta población hispana. Otro estudio del Pew Research Center concluyó que casi la mitad de los hispanos en Estados Unidos esperaban con ansias el Mundial, mientras que la cifra se redujo al 15% cuando le hicieron la misma pregunta a los que no eran hispanos.

"Es natural para los mexicano-americanos. Quieren a Estados Unidos, podrían apoyarlos, inclusive, pero tienen esta lealtad a México. Es un aspecto cultural que se identifiquen más con su cultura de origen, aunque sean estadounidenses", dijo Daniel Hawkins, profesor de la Universidad de Nebraska en Omaha que estudia sociología del deporte.

El club de fans Pancho Villa's Army fue creado en 2013 para apoyar a la selección mexicana en Estados Unidos. Varios de sus miembros viajaron de lugares como Dallas, y algunos de ellos se fotografiaron en una playa del noreste de Brasil con una manta de la silueta de los edificios de la ciudad de Texas y el escudo mexicano de la bandera al centro.

"Históricamente los mexicano-americanos siempre hemos sido grandes fanáticos del fútbol mexicano porque lo heredamos de nuestra cultura," dijo en inglés el fundador del club, Sergio Tristán. "El equipo de fútbol de Estados Unidos es relativamente nuevo, entonces hay muchos de nuestra generación que ya ganamos nuestros centavos y podemos viajar para apoyar a nuestro equipo".

Marcos Mijares, un residente de Atlanta de 42 años, dijo que a pesar de vivir ya más de 10 años en Estados Unidos, el será fiel al 'Tri'.

"Para nosotros irle a México es como comer tortillas. No va a dejar de pasar", dijo Mijares.

------------

El corresponsal de Associated Press en México, Carlos Rodríguez, contribuyó a este despacho desde Fortaleza, Brasil.

Siga a Adriana Gómez Licón en Twitter http://twitter.com/agomezlicon

image beaconimage beaconimage beacon