Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Multaron a la constructora Esuco, una de las favoritas de los Kirchner

logotipo de LA NACION LA NACION 27/08/2017

Las constructoras argentinas que quedaron salpicadas por el Lava Jato hoy están bajo un microscopio. No sólo de la Justicia, sino también del Gobierno, que observa de cerca a todos sus papeles, controla su contabilidad e incluso, resolvió enviar inspectores a algunas asambleas de accionistas.

En ese camino, llegaron los primeros coletazos. Esuco, la firma de Carlos Wagner y una de las constructoras predilectas de Cristina Kirchner, esta semana recibió una multa de la Inspección General de Justicia (IGJ), un organismo dependiente del Ministerio de Justicia, por incumplir con los procedimientos para realizar su asamblea ordinaria. El monto de la sanción es simbólico, $ 21.500, pero tuvo un significado aleccionador.

Esuco se asoció a Camargo Correa (investigada en Brasil junto a Odebrecht) para el proyecto de la planta potabilizadora de AySA en Berazategui. Esa obra y su "melliza", la planta de Paraná de las Palmas, son pesquisadas por el juez Sebastián Casanello. La sospecha es que se pagaron coimas al entorno de Julio De Vido para conseguir los contratos.

Como reveló la nacion, los sobornos se hicieron a través sociedades offshore. El empresario Jorge "Corcho" Rodríguez y Wagner fueron señalados como intermediarios, aunque ambos negaron ese rol.

La multa a Esuco implica un cambio de época. Wagner presidió la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) durante ocho años del kirchnerismo y estuvo señalado por el sector como uno de los constructores favoritos de Cristina. Esuco se posicionó en el séptimo puesto del ranking de contratistas del Estado, según el ex ministro de Planificación.

Hoy, la gestión de Mauricio Macri decidió sancionar a Esuco. El inspector general Sergio Brodsky, consignó que la empresa omitió notificar con 15 días de anticipación la celebración de la asamblea donde se aprobaron sus balances anuales. Esuco, como toda empresa regulada por la ley de sociedades comerciales, está incluida en el régimen de fiscalización permanente y la IGJ puede enviar a inspectores a las reuniones de accionistas.

El organismo indicó que la firma de Wagner tampoco cumplió a tiempo con la presentación de sus últimos balances. Pero fue más allá y miró el historial de la empresa: dijo que "la sociedad presentó fuera de plazo los estados contables de los años 2012, 2013, 2014 y 2015". Es decir, que no había sido cumplidora tampoco durante la ex gestión.

Consultado por la nacion, Wagner aseguró: "Los balances de la empresa fueron presentados a las 48 horas de su reclamo.

La demora se produjo por una dilación de la empresa que nos auditaba". "Las multas son raras en este proceso pero son formales. La AFIP le debe haber llamado atención a la IGJ y buscaron la multa para excusarse", analizó. Agregó que su relación con Odebrecht "fue muy indirecta" y dijo ser "el primer interesado en que esta situación se aclare".

Esuco no es la única empresa que está bajo una lupa especial. Casanello y su par Marcelo Martínez de Giorgi le solicitaron a la IGJ y a la AFIP que conformen un equipo interdisciplinario para pesquisar a fondo a Odebrecht y a sus socias locales. Buscan detectar rastros de las coimas en la documentación argentina.

Casanello solicitó inspeccionar a cada socia de los consorcios a cargo de las plantas potabilizadoras: además de Odebrecht y Esuco, también a Benito Roggio, Supercemento, José Cartellone y Camargo Correa.

De Giorgi pidió una medida similar sobre la unión de empresas que ganó el soterramiento del Sarmiento: Iecsa, Ghella, Comsa y la gigante brasileña; además de Contreras Hermanos, por un expediente conexo al caso principal.

Tanto la AFIP como la IGJ confirmaron a este medio que pusieron a personal a disposición para las dos causas penales. En el caso de el organismo recaudador señalaron que "aún están terminando de definir a los integrantes del equipo" aunque ya comenzaron a recopilar la documentación.

El organismo que controla a las sociedades, en tanto, ya tiene a los balances contables bajo estudio y está enviando veedores a algunas asambleas de accionistas. Semanas atrás, Ghella y Contreras Hermanos fueron intimadas a ponerse al día con documentación.

La sensibilidad del Lava Jato obliga a estas grandes de la construcción a llevar sus libros con suma prolijidad.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon