Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ni Dybala ni Icardi: la noche en la que las cámaras se fueron detrás de la selección campeona mundial de vóleibol

logotipo de LA NACION LA NACION 28/08/2017

El "Dale campeón, Dale campeón" explotó con fuerza en cuanto la fila encabezada por Germán Johansen atravesó, con la medalla de oro colgada en el pecho, la puerta de migraciones del aeropuerto de Ezeiza.

Habían pasado once minutos de las 20 y todas las emociones contenidas después de este torbellino que incluyó siete partido en ocho días -arrancó el 18 de agosto con la victoria frente a Irán y terminó el viernes pasado con el primer título mundial para un seleccionado argentino de voleibol- se canalizaron en un abrazo masivo entre los jugadores, el cuerpo técnico y los familiares que se acercaron a recibirlos. "No tengo palabras. Nos llegaban los diarios, las noticias, pero no esperábamos algo así. Sabíamos que íbamos a tener un buen rendimiento porque veníamos trabajando hace mucho tiempo pero no imaginábamos tampoco esto", expresó un emocionado Johansen, quien fue elegido el jugador más valioso del torneo.

Si bien las cámaras de televisión esperaban la llegada de Paulo Dybala y Mauro Icardi, quienes desentonaban con la calma del aeropuerto un domingo por la noche eran los seres queridos de los doce jugadores que lograron esta gesta histórica. Por caso, a Johansen lo esperaba su papá Daniel, sus tíos Andrés, Alejandro, Silvia y Leila y su prima Lorena. El único que no pudo llegar fue su hermano Pedro, que a esa hora estaba jugando al handball en San Lorenzo. A diferencia de su hijo, para Daniel el resultado no era impensado, ya que "este grupo viene jugando desde hace cinco años y en 2015 perdió la final del mundial sub 21 ante Rusia en un partidazo".

El central Gastón Fernández, quien fue el goleador de la final con 20 puntos, tampoco pudo contener su emoción cuando vio a sus papás Guillermo y Marcela y a sus hermanos Iván y Tobías, quienes hicieron los 700 kilómetros que separan al pueblo pampeano de Guatraché con Buenos Aires. "No los esperaba, no esperaba nada de esto. Hasta hoy sigo recibiendo mensajes y pido disculpas si todavía no pude contestar todos", respondió sonriente el joven de 2.14 metros, que juega en River. Fue una visita relámpago la de los Fernández, que incluyó un almuerzo en lo de la familia Johansen, ya que debieron volver a La Pampa por trabajo. "Somos un pueblo de 4.000 habitantes y allá todos lo quieren así que están esperando que vuelva. Fue algo emocionante, maravilloso", manifestó su papá Guillermo.

"Nunca salí campeón del mundo así que no sé que se hace con esto", sostuvo en broma el jugador de Vélez Andrés Arduino. "Creo que Marcelo hizo copias, voy a tener que preguntarle a él", agregó, haciendo referencia al ciclista Marcelo Alexandre, quien ganó tres medallas de oro en campeonatos mundiales y formó parte de la comitiva de bienvenida.

El primer título de un seleccionado de voleibol llega después de tres oportunidades perdidas y se debe disfrutar. Pero estos jugadores, que ya integraron diferentes categorías juveniles, saben que el sub 23 ya los ubica dentro de la órbita de la mayor y ahora la exigencia será más grande. "Esto es algo enorme para nosotros, es la primera vez que nos pasa. Ahora me quedo unos días y me vuelvo a San Juan porque tengo que jugar en la liga de allá" explicó Matías Sánchez, quien fue elegido el mejor armador del campeonato. El jugador de Obras de esa provincia fue uno de los pocos que todavía no se reencontró con los suyos y por eso espera subirse a su auto cuanto antes junto a su perro Loki para hacer los 1200 kilómetros que hay entre Buenos Aires y San Juan.

Después de un viaje de 36 horas, que partió de Egipto e incluyó escalas en Dubai y Brasil, los campeones tendrán poco tiempo de descanso ya que los festejos continuarán este mediodía en el Club de Amigos. Allí, los jugadores y el cuerpo técnico se sumarán a los dirigentes y a las autoridades de la Secretaría de Deportes de La Nación. "Trabajamos mucho para lograr este sueño y ahora lo vamos a celebrar", concluyó el presidente de la Federación del Voleibol Argentino, Juan Antonio Gutiérrez.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon