Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

"Nuestras sociedades se han vuelto mucho más injustas en los últimos años"

logotipo de Infobae Infobae 25/05/2014 Matías Méndez

El engaño comienza en el autor. El lector leerá en la solapa de Memorial del engaño (Alfaguara) que J . Volpi nació en Nueva York en 1953 y que fue fundador y director de JV Capital Management. Que antes trabajó en J.P. Morgan y Long-Term Capital Management y que está prófugo después de haber sido acusado por defraudación en 2008. Todo es verosímil pero falso: nació de la creación del escritor mexicano Jorge Volpi, que decidió cerrar su serie de novelas sobre el siglo XX compuesto por la trilogía que abrió con En busca de Klingsor y siguió con El fin de la locura y No será la Tierra con una obra en la que narra la crisis de las hipotecas en los Estados Unidos a partir de una primera persona (J.Volpi) que describe desde el corazón del mundo financiero las operaciones que llevaron al estallido. El autor no sólo indaga en bancos y financieras, sino que también monta una historia familiar. El Volpi protagonista/narrador es huérfano y busca conocer qué fue de su padre, quién se desempeñó como colaborador de uno de los arquitectos del sistema económico de la post guerra que dio origen al Banco Mundial y al Fondo Monetario Internacional, el economista Harry Dexter White. Esta investigación le permite al Volpi escritor montar su ficción en dos planos temporales: la de la crisis y la caída de Bancos en Estados Unidos que abrió el siglo XXI y la atmósfera de los acuerdos de Bretton Woods que dieron nacimiento a esta etapa del capitalismo contemporáneo. Jorge Volpi está en Argentina para presentar su última novela y se tomó un tiempo para visitar la redacción de Infobae, conversar de Memorial del engaño, de la crisis que él sostiene aún no terminó y de cómo escribir ficción con el telón de fondo de hechos históricos le permite pensarlos para poder entenderlos. -¿Cómo llegó a trabajar con el sistema financiero y la economía? No tengo ninguna formación financiera ni económica, pero en el 2008 mientras planeaba escribir una novela sobre padres e hijos y las mentiras entre ellos, que terminaría incorporándose a Memorial del engaño, vi como empezaba la crisis económica: la caída de Lehman Brothers, este gran banco de inversión y luego de varias instituciones y financieras de muchas importancia en Wall Street. Siendo mexicano y habiendo vivido cinco crisis económicas, me pareció que era el momento para trata de entender como funciona ese sistema económico y financiero internacional. De tratar de entender como se llevan a cabo estás prácticas que conducen a estas grandes burbujas inmobiliarias y financieras, como revientan y generan crisis terribles como la que se ha vivido desde el 2008. Había una parte un poco autobiográfica, de tratar de entender lo que habíamos vivido –y la Argentina ha sido igual que México: una crisis tras otra- y contarla desde adentro, por eso el narrador no es una víctima sino, uno de los culpables de la crisis, uno de los villanos que participan en todo este mundo y que nos va contando desde adentro, sin ningún reparo moral ni culpa, cómo se comportan estos amos del universo, como se llaman a sí mismos. -¿Por eso eligió un narrador en primera persona? Sí, quería a un narrador en primera persona y conforme me di cuenta que la novela iba siendo una novela de múltiples engaños, entre familiares, entre padres e hijos, entre hermanos, entre parejas, los engaños financieros y los de la historia del padre. -El libro tiene la particularidad de estar estructurado como una ópera, cuya obertura es escrita por un editor del que sólo conocemos sus iniciales. Esta novela también narra este personaje complejo que tiene una pasión absoluta por el mundo de la ópera y que sufraga operas en todo el mundo con el dinero que luego termina estafando a sus clientes. Me parecía que podía haber un juego de contar la novela como si fuera una ópera. Una especie de ópera bufa donde hay todos estos engaños múltiples. -¿Usted está de acuerdo si uno califica a la novela como una historia de las mentiras sobre el que se edificó el capitalismo contemporáneo? Pues sí, una novela se centra en unos cuantos personajes, de seguir la vida y los pensamientos de esos personajes, pero en este caso estos personajes se mueven en este ámbito de las finanzas del capitalismo y así podemos ver su educación, su educación sentimental y cómo se comportaban siendo artífices de este capitalismo neoliberal y salvaje. En el fondo se volvió una crítica de este sistema, pero eso le toca al lector. -¿En la búsqueda que hace el protagonista del padre, hay también un intento de indagar en los orígenes del capitalismo post segunda guerra cuándo se crea el Fondo Monetario Internacional y los engaños con los cuáles nació? Este es el tercer punto de la novela, una historia que viene de la realidad y que es particularmente interesante: el protagonista es un huérfano, su padre muere antes que él nazca, es un hijo póstumo al que su madre siempre le cuenta historias del padre, pero falsas. Con lo cual, él siempre se va a dedicar a rastrear la historia del padre. Con ella vamos a llegar al momento en que nace el capitalismo contemporáneo, después de la Segunda Guerra Mundial, porque el padre había sido asistente de esta figura real, Harry Dexter White, uno de los economistas más brillantes en Estados Unidos en la primera parte del siglo XX, que llegó a ser Subsecretario del Tesoro, que luego es el jefe de las negociaciones con Gran Bretaña para ver como va a ser el sistema económico después de la guerra y crea tal como los conocemos hasta ahora, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Al término de la Segunda Guerra es nombrado como Gerente en el FMI y luego de un año y medio es obligado a renunciar acusado, y esta es la paradoja extraordinaria del caso, de ser espía soviético. Esto es: el creador del FMI, esa institución que asumimos como la protagonista esencial del capitalismo y que hemos padecido tanto en países como Argentina o México, resulta que fue fundado por alguien acusado de ser espía comunista. Es una paradoja extraordinaria. -Eso le permite a Usted plantear dos planos temporales: la crisis de la burbuja financiera de fines del 2000 y el clima de los acuerdos de Breton Woods, ambas compuestas por información real. ¿Es así, la información y datos históricos es real? Sí, la mayor parte de los datos son reales, entonces esta novela que está llena de engaños en el fondo esconde la verdad: la verdad sobre estos dos momentos tan interesantes de la historia reciente. Por un lado, es una novela muy contemporánea, el narrador está en nuestros días huyendo y mientras huye va contando la historia de esta crisis económica que empezó en 2008 y que en realidad no ha acabado. Pero al rastrear la historia del padre, hay un ida y vuelta hacia ese mundo que también es fascinante: el mundo de la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, el mundo de todo un círculo enorme de espías soviéticos incrustados en las más altas esferas del poder en Washington. También como se crea el sistema de Bretton Woods, estos acuerdos que crean el FMI y el Banco Mundial, que en un primer momento eran instituciones que se esperaba que fuesen garantes de una armonía internacional pero que muy pronto se convierten en instrumentos del poder de Estados Unidos. -En un momento Volpi camina con sus compañeros por Bangkok y les dice "las burbujas siempre estuvieron, lo que tenemos que hacer es escapar unos segundos antes que estallen". En su enorme cinismo, él ahí revela algo que parece muy claro cuando uno ve como se comportan estos financieros. Siempre se dice que no sabíamos que venía esta crisis, que nadie la previó, pero no es cierto: muchos economistas ya estaban alertando sobre lo que podía pasar y los inversores siempre han sabido que estas burbujas revientan. Es claro que sabíamos que estábamos en una burbuja, solamente con ver los precios que habían alcanzado las viviendas en muchas partes del mundo o lo que estaba pasando con las hipotecas, era obvio que estábamos en una burbuja pero, probablemente no queríamos verla y, los que sí la veían, querían aprovecharla hasta el último segundo para finalmente tratar de escapar de ella o trataron de escapar cuando ya era demasiado tarde y terminaron devorados también por la burbuja que crea esta gran recesión. -El protagonista narrador es alguien egocéntrico, soberbio y que tiene un profundo desprecio por todo el mundo, sin embargo al terminar de leer Memorial del engaño al lector le queda la sensación que el autor no quiere cargar toda la responsabilidad en personas como él, sino también en los Estados y en la dirigencia política. ¿Es así? Este villano que cuenta la historia y que intenta resultarle simpático al lector al que le confiesa todos sus crímenes pero no deja de ser un culpable y un estafador, sin embargo escribe el libro, no sólo para buscar al padre sino también para señalar otros culpables, que él dice que se mantienen en la impunidad mientras a él lo persiguen. Los auténticos responsables, dice el narrador, están libres y disfrutan de sus enormes ganancias de esta épocas y son fundamentalmente, en primera instancia los políticos de todos los partidos, en Estados Unidos republicanos y demócratas, en otros lugares izquierda y derecha por igual, que cedieron a las presiones de los grandes capitales para desregular el mercado, para reducir el papel del Estado, para dejar que los mercados en teoría se regularan a sí mismo, que es el origen de esta crisis. La mentira, disfrazada de técnica, de que la riqueza iba a terminar llegando a toda la sociedad y ahora sabemos que esto era un engaño más y que, en realidad, nuestras sociedades se han vuelto mucho más injustas en los últimos años, en donde los ricos se han vuelto mucho más ricos y controlan la mayor parte del dinero y del capital que existe en el mundo. -El protagonista utiliza terminología económica para todas sus relaciones personales, incluido las sentimentales. ¿Para él todo es pérdida o ganancia? No puede escapar de esta ideología en la que se ha formado, en esta educación sentimental que tuvo, que es la educación por supuesto del egoísmo y de la ganancia inmediata y, en sus relaciones personales, está todo el tiempo pensando que voy a ganar, incluso en términos afectivos. -En muchas de sus obras, hay un hecho histórico como telón de fondo de su ficción. ¿Por qué decide hacerlo? En estos cuatros libros, los tres anteriores largos que he escrito que es una especie de trilogía del siglo XX y este que ya pasa en el XXI, ese fue el objetivo central. Eso de alguna manera se cierra con esta novela, lo de incrustar personajes ficticios en momentos históricos particularmente conflictivos para tratar de entender a los personajes y al momento histórico. En busca de Klingsor, se publicó hace exactamente quince años, y a lo largo de estos años he escrito además de otras cosas estos cuatro libros y sí creo que ahora quiero hacer algo completamente distinto, ya lo he intentado en algunas obras breves pero ahora espero hacerlo en una obra larga también. Por eso decidí este año no escribir nada, estoy en un año sabático de escritura que creo me viene muy bien para tratar de imaginar con más libertad el año próximo.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon