Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Nueva Orleans empieza a retirar estatuas confederadas

logotipo de Associated PressAssociated Press 24/04/2017 Por JESSE J. HOLLAND, Associated Press

Nueva Orleans comenzó a retirar el primero de cuatro destacados monumentos confederados a primera hora del lunes. Es la última institución del sur de Estados Unidos que elimina estos símbolos, considerados por muchos una representación del racismo y la supremacía blanca.

Durante la noche, los operarios empezaron a retirar el primer memorial, que recuerda a la población blanca que intentó derrocar a un gobierno birracial después de la Guerra Civil en Nueva Orleans. La elección de la hora busca evitar la interrupción los contrarios a la retirada, algunos de los cuales serían autores de amenazas de muerte, según funcionarios.

Tres estatuas de los generales confederados Robert E. Lee y P.G.T. Beauregard y otras del presidente de los Estados Confederados de América, Jefferson Davis, se eliminarán en días posteriores.

"Hay una mejor forma de usar la propiedad en la que están estos monumentos y una forma mejor de reflejar quienes somos", señaló el alcalde de Nueva Orleans, Mitch Landrieu, en una entrevista con The Associated Press el domingo.

A nivel nacional, el debate sobre los símbolos confederados se avivó desde que nueve fieles fueron asesinados en una iglesia negra en Carolina del Sur en junio de 2015. El estado retiró la bandera confederada de los terrenos del capitolio regional en las semanas posteriores, y varias ciudades del sur estudiaron la retirada de monumentos desde entonces. La University of Mississippi arrió su bandera porque contiene el emblema confederado.

Nueva Orleans es una ciudad de mayoría afroestadounidense aunque el número de residentes negros bajó desde el paso del huracán Katrina en 2005, que expulsó a muchos de la ciudad.

El Consejo de la Ciudad, de mayoría negra, aprobó en 2015 por 6 votos a uno la retirada de estos emblemas, pero las batallas legales sobre su destino hicieron que se demorara hasta ahora, explicó Landrieu.

Quienes defienden que estos monumentos no deben estar en las calles dicen que son artículos ofensivos que honran el pasado esclavista de la región. Pero otros reclaman que son una parte de la historia de la ciudad y que deberían estar protegidos como estructuras históricas.

Desde que las autoridades anunciaron la retirada de las piezas, los contratistas que trabajan para la ciudad recibieron amenazas de muerte e intimidación.

___

Jesse J. Holland cubre temas de raza y etnias para The Associated Press. Para contactar con él: jholland@ap.org o en Twitter en http://www.twitter.com/jessejholland o en Facebook en http://www.facebook.com/jessejholland .

image beaconimage beaconimage beacon