Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

#MiHistoriaMundial: los Scardigli, una familia unida por las Copas del Mundo

logotipo de Infobae Infobae 23/05/2014 Joaquín Múgica Díaz
Alejo Scardigli 1170 (6).jpg © Alejo Scardigli 1170 (6).jpg Alejo Scardigli 1170 (6).jpg

"Nos quedamos afuera y me quería volver. Estaba decepcionado. No quería ver la fiesta de los demás. Vendí las entradas para la semifinal y final, y me volví". El 4 de julio de 1998, Argentina perdió con Holanda y se quedó afuera del Mundial. Alejo Scardigli lloró por dentro y se subió al avión de regreso.

El momento cumbre de su estadía lo vivió cuando la historia jugó a favor de Argentina, como sucedió una tarde mexicana de 1986. "Cuando 'Lechuga' Roa le atajó el penal a Inglaterra, todos los ingleses empezaron a corrernos en la tribuna hasta que salimos del estadio". No hubo un postpartido para disfrutar del triunfo pero el festejo se concretó afuera cuando la Selección de Passarella ya tenía en el bolsillo el pasaporte a los cuartos de final.

Alejo Scardigli 1170 (1).jpg

Los Scardigli son hombres mundialistas. Hicieron del viaje a la Copa del Mundo una tradición. El padre de Alejo fue a Italia 90 pero se quedó con las ganas de llevar a su hijo. Los tres aterrizaron en el Stade de Toulouse en 1998. El abuelo Julio se sumó a la expedición francesa. El clan familiar también estuvo en Alemania 2006 pero volvieron a ser dos en Sudáfrica 2010 cuando Maradona pisó en falso.

Alejo acumuló experiencias mundialistas y aprendió a complementar el fútbol con el turismo. "Hay gente que va a visitar el país porque le interesa la cultura y la arquitectura del lugar, y de paso va al Mundial", asegura. Tiene muchas millas impregnadas en su cuerpo y sabe que la fiesta del fútbol no solo es una pelota rodando por el césped.

"Los Mundiales tienen un atractivo turístico. No vas a Sudáfrica solo a ver animalitos. Vas a ver estrellas del mundo del fútbol que quieren ganar como sea". El análisis es el retrato perfecto de lo que significa la organización de la competencia más importante del mundo para un país. Implica combinar la belleza del lugar con el valor extra que tiene cada uno de los partidos de fútbol.

Alejo Scardigli 1170 (7).jpg

Alejo es el último eslabón vivo de una tradición familiar. Hasta el 2013, cuando el corazón futbolero de su abuelo se paró para siempre, los tres varones de la familia iban al Monumental a ver a River. "Si voy a un Mundial, voy con mi papá. Ese es mi plan. No voy a una cancha si no es con él. Si me invita un amigo, le digo 'tengo que llevar a mi viejo'". El disfrute futbolero está entrelazado en el amor de padre e hijo.

"Nosotros vamos a ver un espectáculo deportivo pero somos pasionales. Si perdió River el domingo, en casa no se habla", explica Alejo, aclarando que su concepción del fútbol no impide que sienta lo que la mayoría de los hinchas siente en un cancha. Mezcla razón y pasión.

Después de presenciar tres Mundiales, tiene tomada una postura con respecto al destino argentino. "El día que vea una final va a ser de Argentina". Pero su sentimiento está invadido por un tic bien futbolero. "Soy muy cabulero. Si llegamos a la final, no fui a ningún partido y tengo la posibilidad de ir, lo pensaría mucho antes de concretar el viaje".

Alejo Scardigli 1170 (5).jpg

Alejo se llenó de recuerdos de las copas a las que fue pero prefirió inclinarse por uno en especial. En cada Mundial que presenció intentó cambiar una camiseta argentina por una del país rival adentro de la cancha. Le fue tan bien que el padre le dio una recomendación. "La próxima andate a Once y comprate tres camisetas truchas". Las casacas oficiales son demasiado caras.

Los Scardigli piensan seguir viajando a los Mundiales. No tienen definido si estarán en Brasil 2014 pero lo seguro es que mirarán juntos los partidos de Argentina. Ellos dos estarán frente al televisor, como siempre, esperando el pitazo inicial. En sus cabezas girará el recuerdo del abuelo, que ahora anda de visita por el cielo, esperando a que Messi grite campeón en suelo carioca.

* Si sos un hincha común, fuiste a un Mundial y querés contarnos tu historia, escribinos a deportes@infobae.com

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon