Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Ordenan la detención del número dos del "Caballo" Suárez

logotipo de LA NACION LA NACION 25/08/2017

La tensión que guía el vínculo entre el Gobierno y los sindicatos está en una escalada. El episodio que avivó ayer el enfrentamiento fue la decisión del juez federal Rodolfo Canicoba Corral de detener al dirigente Mario Aníbal Morato, ex número dos de Omar "Caballo" Suárez en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que está intervenido desde el 18 de febrero de 2016 y seguirá en esa condición por lo menos 180 días más.

Desde que Canicoba Corral, en sintonía con el Gobierno, dispuso la intervención del SOMU, Morato recurrió a la Justicia para desconocer el proceso en su rol de secretario adjunto. El dirigente, que pensaba postularse en las próximas elecciones del gremio, no se presentó anteayer a declarar en la indagatoria y fue lo que derivó en el pedido de detención. Su defensa ya solicitó un pedido de eximición de prisión, que hoy debe ser resuelto.

Morato había sido incluido en julio pasado en una nueva ronda de 32 declaraciones indagatorias. Se lo investiga por supuesta asociación ilícita. Cerca del ex ladero del "Caballo" Suárez se sorprendieron por el avance del juez y hasta sospecharon de cierta intencionalidad, ya que habría otros miembros del consejo directivo que estarían mucho más comprometidos a partir de diferentes pruebas.

No es la primera vez que Canicoba Corral actúa casi en tándem con el Gobierno. Sucedió algo similar cuando se designó al sucesor de la macrista Gladys González al frente de la intervención. El reemplazante de González es Alfredo Enrique Bertonasco, nombrado inicialmente por el Ministerio de Trabajo como delegado electoral. En una sugestiva coincidencia con la determinación del ministro Jorge Triaca, el juez dispuso dos semanas después que Bertonasco quedara a cargo de la intervención del gremio, la mutual y la Fundación Azul, ligada al SOMU. Bertonasco era hasta entonces funcionario de la dirección nacional de Asociaciones Sindicales, a cargo de Horacio Pitrau, el flamante número dos del organismo laboral ante el desplazamiento de Ezequiel Sabor.

Lo que sí continúa siendo llamativo en las diferentes resoluciones del juez es que los cambios en la intervención no afectaron ni tuvieron impacto en la obra social del SOMU, una de las cajas más jugosas del gremio. Canicoba Corral ubicó allí a tropa propia, como lo son Pablo Garrido y Sergio Ramiro Tejada, su cuñado.

El martes pasado la Cámara Federal porteña rechazó excarcelar al "Caballo" Suárez, quien había pedido ese beneficio argumentando cuestiones de salud. Su defensa insistirá en el reclamo. Hace tres semanas, desde el penal de Marcos Paz, Suárez hizo llegar a LA NACION un mensaje: teme morir en prisión por su "delicado" estado de salud y reclamó mejores condiciones de detención, con higiene mínima y acceso a las medicinas que debe ingerir a diario. Comparó su situación con la cárcel de Guantánamo y denunció que no lo dejan hablar, como si "fuera la Gestapo". Y vinculó su detención con el punto de partida de un plan orquestado por el Gobierno para avanzar sobre los gremios y domesticar a la CGT.

Antecedentes de un caso testigo

Febrero 2016

Canicoba Corral intervino el SOMU y al poco tiempo quedó a cargo de la macrista Gladys González

Septiembre 2016

Cae preso el "Caballo" Suárez por supuesta asociación ilícita y bloquear puertos. El Gobierno lo exhibe como un triunfo en su lucha contra "las mafias sindicales"

Agosto 2017

En una sugestiva coincidencia con el Gobierno, el juez extiende la intervención por 180 días, dilata el llamado a elecciones y pide detener a Morato

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon