Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Oregon: Mexicano deportado 13 veces agredió a dos mujeres

logotipo de Associated PressAssociated Press 02/08/2017 Por ANDREW SELSKY, Associated Press

SALEM, Oregon, EE.UU. (AP) — La policía de Oregon y las autoridades federales se culpan unos a otros por el caso de un mexicano que ha sido deportado de Estados Unidos en al menos 13 ocasiones y que supuestamente agredió a dos mujeres en Portland a los pocos días de salir de la cárcel.

El caso ha ayudado a alimentar el debate nacional en materia migratoria. Los legisladores estatales republicanos le solicitaron a la gobernadora Kate Brown que vete una propuesta que aprobó la legislatura que fortalecería a Oregon como estado santuario, prohibiéndole a las agencias estatales y locales preguntar el estatus migratorio de una persona y revelar información a las autoridades federales, con algunas excepciones.

La propuesta fue presentada a solicitud de Brown y de la fiscal general Ellen Rosenblum, ambas demócratas. Brown dijo que aún planea promulgar la medida pese al caso de Sergio José Martínez, quien fue encarcelado por interferir con labores policiacas y por presentar una fecha de nacimiento falsa, y quien salió en libertad el 17 de julio tras un acuerdo con la fiscalía.

Una semana después, ingresó al apartamento de una mujer de 65 años mientras dormía, y agredió física y sexualmente a la ocupante antes de robarle el auto, indicaron las autoridades.

Posteriormente agredió a una mujer que ingresaba a un estacionamiento después del trabajo, amenazó con matarla y le golpeó la cabeza repetidas veces contra el suelo, según las autoridades. Martínez fue arrestado nuevamente después de que personas que estaban en el lugar intervinieron y la policía lo persiguió.

El Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) indicó en un comunicado que había solicitado a la Jefatura de Policía del condado Multnomah que evitara la liberación de Martínez una vez que cumpliera su sentencia, para que quedara a custodia de la agencia. Pero el jefe de policía Michael Reese dijo que no podía retener legalmente a Martínez bajo la solicitud de la agencia federal.

“Este terrible incidente preocupa a todos”, dijo Reese en un comunicado difundido el lunes. “Los miembros de la Policía del condado Multnomah se apegaron al estatuto estatal y a la jurisprudencia federal. Retuvimos al acusado el mayor tiempo legalmente posible”.

En 2014, un juez federal en Oregon falló que el condado Clackamas, que cubre parte de la zona urbana de Portland, violó los derechos de una inmigrante al mantenerla en la cárcel a solicitud de las autoridades federales después de que se resolviera su caso de violencia doméstica. Demandó y llegó a un acuerdo con el condado por 30.100 dólares más gastos legales. Desde entonces, las agencias estatales del orden no cumplen las solicitudes federales de detención de inmigrantes.

En 1987 Oregon se convirtió en el primer estado santuario del país, con una ley que evitaba que las agencias del orden detuvieran a personas que estaban ilegalmente en el país pero que no hubieran violado alguna otra ley.

Los defensores de la nueva propuesta en Oregon afirman que los familiares de inmigrantes viven con el temor de que los miembros que se mudaron ilegalmente a Estados Unidos sean deportados. Los estudiantes nacidos en Estados Unidos reciben automáticamente la ciudadanía, y temen que vuelvan a casa y la encuentren vacía después de que sus padres sean deportados, testificaron dos directores de escuela secundaria del área de Portland.

Reese dijo que si la agencia federal hubiera enviado una orden de arresto penal con la firma de un juez, el caso de Martínez hubiera tenido un final distinto.

“Se le liberó conforme a las órdenes de la corte. No hubo órdenes penales federales o estatales presentes al momento en que fue excarcelado”, dijo el jefe de policía.

Resaltó que Martínez había sido deportado anteriormente “y volvió a cometer otros delitos”.

“Sería de ayuda a nuestra comunidad entender cómo fue procesado por las autoridades federales tras reingresos ilegales múltiples”, añadió Reese.

El ICE describió a Martínez como un “infractor migratorio serial que ha sido sacado de Estados Unidos en al menos 13 ocasiones desde 2008”. Cuenta con un largo historial delictivo en tres estados, incluyendo condenas por agresión, robo a domicilio y reingreso ilegal después de su deportación, todos delitos graves”, comentó la dependencia.

La agencia, que ha adoptado medidas más drásticas durante el gobierno del presidente Donald Trump, dijo que el condado Multnomah decidió “hacer caso omiso” a su solicitud de detención, y describió el documento como “una solicitud con autorización legal, con la que una agencia del orden puede justificar mantener detenido a un extranjero hasta por 48 horas hasta que el ICE pueda asumir la custodia con propósito de expulsión”.

Martínez, de 31 años, actualmente está acusado de agresión, secuestro, sodomía, abuso sexual, robo a vivienda y asalto. Su próxima comparecencia ante la corte está programada para el jueves.

___

Andrew Selsky está en Twitter como https://twitter.com/andrewselsky

image beaconimage beaconimage beacon