Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pánico en Holanda: hallan una camioneta cargada con garrafas

logotipo de LA NACION LA NACION 24/08/2017

AMSTERDAM.- Menos de una semana después del atentado en Barcelona, el temor de un ataque terrorista se hizo presente de nuevo en Europa. Una camioneta con patente española cargada con garrafas de gas fue hallada ayer cerca del puerto de la ciudad holandesa de Rotterdam, donde más temprano se había cancelado un concierto de rock debido a una denuncia por parte de la policía de España de una posible acción terrorista.

Ahmed Aboutaleb, alcalde de la ciudad, anunció el hallazgo y señaló que se investigaba "una posible amenaza terrorista" después de que la policía española informó de ello a sus pares holandeses.

"El conductor español de la furgoneta (...) fue detenido y conducido a la comisaría de policía. Está siendo interrogado", dijo la policía local en Twitter.

La presencia de la camioneta había llamado la atención de los agentes porque "iba y venía" cerca de la sala de congresos y exposiciones Maassilo, donde debía actuar Allah-Las, un grupo californiano de música pop. El supuesto atentado debía producirse durante su actuación y Aboutaleb decidió suspenderla.

"No se puede establecer por el momento si la furgoneta con las garrafas de gas está relacionada con la amenaza", indicó el alcalde en una conferencia de prensa.

El recital estaba previsto a las 20.30 (hora local) en la sala Maassilo, con capacidad para unas 1000 personas en una zona portuaria en el sur de la ciudad.

Pocas horas antes del inicio del show, las autoridades recibieron el aviso de la policía española.

Los agentes de seguridad de Holanda se desplegaron en torno de la sala equipados con chalecos antibalas. El lugar fue totalmente evacuado y los servicios antiterroristas iniciaron el rastreo del establecimiento.

En Europa todavía está latente la tensión por el atentado terrorista del jueves pasado en las localidades catalanas de Barcelona y Cambrils, donde un atropello masivo con una furgoneta dejó 13 muertos y dos personas más murieron luego cuando los terroristas escapaban. Los ataques fueron realizados por una célula jihadista y reivindicados por el grupo terrorista Estado Islámico.

Posteriormente, durante la investigación de los atentados letales, la policía española encontró un equipo para la fabricación de explosivos en el que se incluían más de 100 tanques de gas butano, clavos y 500 litros de acetona.

Holanda no ha sufrido hasta la fecha un atentado masivo como ha sucedido en otros países vecinos. Pero las autoridades se mantienen en estado de alerta, tras informaciones de que individuos relacionados con los atentados de París y Bruselas transitaron por el país.

En junio, un holandés conocido por las autoridades como potencialmente radicalizado fue detenido mientras filmaba en el exterior del Philips Stadium, en Eindhoven (Sur), uno de los más grandes del país.

La agencia local de contraterrorismo dijo que el nivel de amenaza en Holanda se mantenía en "sustancial", como desde hace varios años.

Agencias AP y AFP

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon