Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pérez Corradi dice que aportará datos nuevos a la Justicia argentina

logotipo de Clarín Clarín 01/07/2016

Ibar Pérez Corradi, el hombre señalado como jefe de una organización dedicada a traficar efedrina e imputado como autor intelectual del Triple Crimen de General Rodríguez, dijo que en Paraguay lo quieren matar y que por eso prefiere ser extraditado y juzgado en la Argentina. "Tengo conocimiento de contratos para matarme...", sostuvo en un escrito de puño y letra dirigido a la Justicia paraguaya. En ese papel, que forma parte de su estrategia para acelerar la extradición a Buenos Aires, Pérez Corradi dice que teme por su seguridad y la de su familia.

"En virtud del peligro que me ocasiona mi detención, deseo estar bajo la órbita de juzgado federal (de la Argentina), ya que tengo conocimiento de contratos para matarme...", señala el mensaje. En el escrito, también solicita "se me incorpore dentro del sistema de protección de víctimas y testigos de la Argentina siendo abarcativo a mi actual mujer y mis hijos..."

El abogado de Pérez Corradi dijo además que su defendido aportará toda la información que tiene en su poder sobre los casos por los que se le imputan. "El ya cumplió una parte de lo que le pidieron acá y es un claro ejemplo de lo que va a hacer también cuando llegue a la Argentina. Va a aportar pruebas suficientes para demostrar su inocencia con respecto a los cargos que le están siguiendo allá", precisó.

Para que se concrete el proceso acelerado de extradición, la fiscala Sandra Quiñónez, debe aplicar el criterio de oportunidad a favor del criminal, la salida para resolver el proceso que se le sigue por la cédula y el pasaporte auténticos paraguayos que utilizaba, pero que correspondían a un joven ya fallecido en 2002 en un accidente de tránsito.

El argentino, detenido en Paraguay hace diez días, cambió de opinión por segunda vez desde que fue capturado en Foz de Iguazú, en la triple frontera. Al principio había dicho que se negaba a someterse a la justicia de su país. Hoy cambió radicalmente de postura.

El miércoles hizo una deposición de más de seis horas ante la fiscala Sandra Quiñonez. Reveló que pagó 100.000 dólares a policías corruptos de Paraguay -dio nombres- para conseguir su libertad en mayo de 2015. Involucró además a un empresario de origen árabe de Ciudad del Este.

El abogado dejó entrever que el acusado recibe desde entonces amenazas desde las esferas policiales. Mirá también: Pérez Corradi dijo que pagó cien mil dólares a Interpol para que no lo detuvieran Es más, los periodistas que lo interrogaron el miércoles luego de la prolongada audiencia con la fiscala, terminaron la jornada frustrados porque Pérez no soltó prenda porque por poco no fue conducido a empellones al vehículo que lo regresó a la penitenciaría donde está alojado, la sede de la Fuerza de Operaciones de la Policìa Especializada (FOPE).

En 2012, el hombre más buscado de la Argentina se había radicado en la Triple Frontera, preferentemente en Ciudad del Este, tras escapar de la justicia. Sin abandonar su negocio de compra-venta de "suplementos alimenticios", allí había comenzado una nueva vida con una nueva mujer, Gladys Delgado Brítez, con la que comparte dos hijos. El abogado Rodriguez dijo que su cliente cambió de parecer sobre el pedido de extradición luego de recibir garantías de seguridad y trato justo en su país.

"El había dicho que en la administración anterior de Gobierno (de Cristina Kirchner) había cierta inseguridad para con su persona y su familia". Pero destacó que Pérez Corradi "siempre demostró que estaba dispuesto a someterse al proceso abreviado de extradición".

El defensor aseguró que su cliente proclama su inocencia con respecto a los crímenes que le imputan. "El quiere esclarecer todo", dijo tras reiterar que la prioridad es su seguridad. "Siempre dijo que tratará de aportar todos los datos que sirvan en la investigación para llegar hasta los verdaderos responsables", remarcó el abogado Rodríguez.

En su manuscrito dirigido al juez paraguayo Julián López, el argentino dijo allanarse al pedido de extradición y al procedimiento abreviado. "Quiere que este trámite se haga lo más rápido posible, porque él también había declarado ante el Ministerio Público con relación a la existencia de una organización mafiosa de la policía nacional (paraguaya) y también teme por la seguridad tanto de su familia, su actual pareja en Paraguay, Gladys como también de sus hijos", precisó.

Más de Clarín

image beaconimage beaconimage beacon