Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Panamá y China emprenden nueva etapa en sus relaciones

logotipo de Associated PressAssociated Press 13/06/2017 Por JUAN ZAMORANO, Associated Press

PANAMÁ (AP) — Desde que el presidente panameño Juan Carlos Varela asumiera el poder hace casi tres años, el gobierno de China comenzó a lanzar señales de querer sentarse a conversar sobre entablar una vez por todas relaciones diplomáticas, pero no fue hasta hace apenas un mes en que ambas naciones se acercaron en serio.

En un sorprendente anuncio por cadena nacional de televisión al país, Varela informó la noche del lunes que Panamá y China habían acordado establecer lazos diplomáticos y que rompía con Taiwán inmediatamente. El mandario esgrimió razones históricas, estratégicas y económicas para dar ese paso, que ningún líder de la nación centroamericana se había atrevido a dar.

Varela ya había expresado, desde mucho antes de llegar a la presidencia en 2014, su interés en dar un giro al histórico estatus diplomático que se mantenía con Taiwán y al nexo exclusivamente de comercio con China.

Muchos panameños expresaron su respaldo a la desición de Panamá, que le permite a China quitarle uno de los socios estratégicos más importantes a Taiwán —isla que reclaman como propia— y que abre las puertas posiblemente para un mayor papel del gigante asiático en la vida económica y comercial en el país centroamericano.

Fuentes del gobierno con conocimiento de las gestiones entre los gobiernos de Panamá y China —que hablaron el martes con The Associated Press a condición de que no se les mencionase porque no estaban autorizados a hablar del tema— dijeron que hace tres o cuatro semanas las cancillerías se acercaron para negociar los términos para un acuerdo con la vicepresidenta y canciller Isabel Saint Malo al frente.

El gobierno consideró que era conveniente mantener las gestiones en secreto por su alto nivel y que no fue hasta horas antes del anuncio de Varela que se informó a la embajada de Taiwán sobre la medida, señalaron.

A pedido de Panamá, China tenía que asumir la responsabilidad de asistir a unos 80 panameños que estudian con becas en universidades de Taiwán y respaldarse mutuamente en los diferentes foros internacionales. Aseguraron que no les pidió otra cosa o que China ofreciera alguna megaobra, ni que hubiese presión alguna de otro país. El gigante asiático construyó el estadio nacional de fútbol de Costa Rica después de que entabló lazos diplomáticos con la vecina nación en 2007.

“Panamá busca apalancar su economía y crecimiento”, de la mano de China, dijo a la AP el secretario de comunicación del gobierno, Manuel Domínguez.

Con la segunda economía más grande del mundo, China es el segundo usuario más importante del Canal de Panamá, el principal provedor de mercancias de su zona franca en el Atlántico y la gigante Hutchison —basada en Hong Kong— opera los dos puertos terminales de la vía interoceánica. El comercio al menudeo está dominado por chinos, cuyos descendientes llegaron a estas tierras desde mucho antes de la construcción del canal.

Algunos analistas dicen que Panamá demoró en tomar esa decisión y que anteriores líderes se abstuvieron de hacerlo persuadidos por los taiwaneses.

El analista y fundador del diario La Prensa, Roberto Eisenmann, dijo que Panamá ha dado un paso acertado, y “así podemos alejarnos del tradicional dinero corrupto de Taiwán”, en alusión a viejas denuncias de corrupción de gobiernos en el uso de fondos otorgados por Taipei.

Taiwán expresó su indignación por la decisión unilateral de Panamá de romper relaciones y por despreciar la ayuda que le otorgó, al tiempo en que protestó contra China. Su embajada anunció el martes el retiro de su personal y la suspensión de la asistencia y cooperación con el país centroamericano, aunque bajaría su bandera hasta el miércoles.

image beaconimage beaconimage beacon