Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Para el Gobierno, fue un "empate técnico"

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

Hay derrotas que no duelen y ésta es una de ellas, afirman a coro en la Casa Rosada y la gobernación bonaerense. Es que la exigua diferencia de sólo 0,21 puntos en favor de Cristina Kirchner que arrojó el escrutinio final en las elecciones para senador en la provincia de Buenos Aires es vista por el gobierno de Mauricio Macri (y también por la gestión que encabeza María Eugenia Vidal) como un "empate técnico", que motivará a propios y extraños para ganar las decisivas elecciones de octubre en el principal distrito del país.

"El resultado... es como si lo hubiéramos puesto nosotros", festejaron en un despacho importante de la Casa Rosada. "Se acabó un fantasma, decían que ganaba Cristina por cinco o seis puntos y terminó todo muy parejo, es un empate técnico", agregó el funcionario nacional.

Para el Gobierno, la ex presidenta no tiene demasiadas razones para festejar. "Mostró su peor cara, dijo que le habían hecho fraude el domingo a la noche. ¿Y ahora va a sacar pecho con un triunfo así, por pocos votos?", desafió otro funcionario con relación al festejo que hará Cristina Kirchner con los resultados confirmados.

El balance desde la dirección de la campaña nacional era más que positivo. "La elección que teníamos que ganar era ésta, y en todo el país nos fue bárbaro. Si perdíamos por mucho en la provincia, no alcanzaba, íbamos a estar dos meses dando explicaciones en los medios y los inversores se iban a asustar. Si ganábamos por mucho, también en la provincia muchos se iban a relajar", afirmaron desde el Consejo Nacional de Pro, que encabeza el misionero (también candidato) Humberto Schiavoni. "Ahora nadie se puede hacer el distraído y hay que jugar a muerte", coincidieron desde el equipo de campaña bonaerense que encabeza el jefe de Gabinete, Federico Salvai, y que también integran Federico Suárez y Álex Campbell. Respecto de los votos superadores de Cristina, Salvai dijo en LA NACION PM: "Hace dos años, Aníbal Fernández sacó mas votos que Cristina. A medida que vayan corriendo las elecciones vamos a notar esa baja en el apoyo".

"Era un resultado esperable. Hicimos una gran elección. Tenemos que seguir trabajando para saber por qué mucha gente no nos votó y tratar de conseguir esos votos. Ésos son los votos que valen", explicó Salvai, quien también adelantó que en octubre el escrutinio será más ágil.

¿Y en octubre? "En 2015 pasamos de perder por poco en las PASO a ganar la presidencia. Calculamos que en octubre va a pasar lo mismo", se esperanzaban en la planta baja de la Casa de Gobierno. Y apostaban a una mayor participación (un 5 por ciento más, por lo menos) y a votos que en agosto fueron a Massa.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon