Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Para la ex de Vandenboele, la causa Ciccone "avanza en el camino correcto"

logotipo de Infobae Infobae 30/05/2014 Infobae
Laura Muñoz 1170 © Laura Muñoz 1170 Laura Muñoz 1170

Laura Muñoz es una de las testigos fundamentales de la causa en la que se investiga el accionar del vicepresidente Amado Boudou en el salvataje de la empresa calcográfica Ciccone, a quien se lo acusa por "negociaciones incompatibles con la función pública" y "enriquecimiento ilícito". Pero sin su testimonio, no sólo no hubiera sido posible que el juez Ariel Lijo llame a declarar a Boudou como lo hizo hoy, sino que la investigación, posiblemente, ni siquiera habría comenzado. Con el conocimiento de esta noticia, la mujer que acusó a su marido, Alejandro Vandenbroele, de ser testaferro del entonces ministro de Economía, dijo que la causa "avanza en el camino correcto". Y celebró la continuidad de Lijo al frente del caso. "Me parece que es lo que tenía que ocurrir", dijo Muñoz, y contó que cuando escuchó las versiones que hablaban de que iban a apartar al magistrado, creyó que era "el fin de la Justicia argentina". "Saber hoy que a Boudou lo citaron a declaración indagatoria, y que Lijo se queda en la causa, es un alivio. La causa avanza en el camino correcto. Si bien es lento y nos ponemos contentos por cosas de rutina que tendrían que ser normales, en un país donde la justicia está tan atacada, y los que denunciamos la corrupción pasamos a ser victimarios en lugar de víctimas, un poco de lógica viene bien", señaló Laura Muñoz en diálogo con el canal TN. Para la ex mujer de Vandenbroele, ex titular de The Old Fund, la empresa que tomó el control de Ciccone tras la quiebra, su vida cambió rotundamente a partir del momento en que se animó a denunciar los negocios de su marido, y su relación con Boudou. "Es el deber que uno tiene decir la verdad. Como acá la justicia no te protege, la única forma de hacerlo es hacer público lo que uno sabe. Pero los medios me dieron un lugar de refugio", relató. "Él -por Vandenbroele- creía que me iba a poder hacer desaparecer. Me decía que me iban a dejar tirada en una asequia, que me iban a matar. También me decía que me iban a meter en un psiquiátrico, y que a los locos por más que hablen nadie les cree. Fue una estrategia que trató de llevar a cabo y que tuve que resistir", contó. "Yo siempre trato de ser frontal, decir la verdad y luchar por mis ideales. Pero en un país como este cuando decís la verdad sobre una cosa tan grave como la que me pasó a mí, te atacan y te desprotegen. Yo lo entiendo a (el testigo José) Capdevila, que tuvo la oportunidad de irse del país, pero yo no puedo. Aunque si quiero puedo escribir tres tomos de desprotección judicial". La testigo denunció que en todo este tiempo tuvo que padecer todo tipo de aprietes: "Gente que se metía en mi casa, me amenazaba, llamadas por teléfono, me perseguían por la calle. Yo soporté muchas más cosas que Capdevila y no me fui del país. También el plan para hacerme pasar por loca, me llevaban a hacer pericias psiquiátricas con los presos, los medios oficialistas acusándome de ser una madre violenta". Según Muñoz, "la verdad al final va a salir a la luz", de la mano del juez que hoy decidió citar al vicepresidente a indagatoria, contra los pronósticos oficialistas que desestimaban su imputación. "Lijo tiene la oportunidad de quedar en la historia como el juez que luchó realmente contra los corruptos", aseguró la mujer.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon