Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Para los economistas, la presión fiscal es elevada y no reduce el déficit

logotipo de LA NACION LA NACION 24/08/2017

Los economistas Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina; Walter Cont, de FIEL; y Ricardo Arriazu participaron de la jornada sobre Reforma Tributaria que se organizó hoy en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires y concluyeron que la presión fiscal "es elevada y no reduce el déficit".

Según Sigaut Gravina, uno de los desafíos del Gobierno es bajar el déficit con una presión fiscal muy elevada. "Reducir el gasto, la presión fiscal y el déficit, esta es la misión imposible. El gasto primario está en un 40% del producto con una alta presión fiscal. Sólo queda deuda o emisión. En 2016, Cambiemos logró estabilizar el gasto primario y, por el aporte del sinceramiento fiscal, hubo una reducción de la presión fiscal que orilló el 30%, pero es complejo. Se tiene que reducir fuerte el gasto para reducir el déficit y así poder disminuir la presión fiscal", analizó.

Sin embargo, según los pronósticos del profesional de Ecolatina el déficit va a seguir siendo elevado por los intereses de la deuda que se contrajo para solventar los gastos. "El déficit financiero va a seguir siendo elevado. Ya en 2017 los intereses de la deuda representan un 2% del producto y, en 2019, van a ser un 5% del producto. La única respuesta es un mayor crecimiento hacia adelante", dijo.

En tanto, Arriazu pidió bajar el déficit, porque si no "pasa lo mismo que siempre en la Argentina: el país gasta más de lo que tiene, alguien lo tiene que financiar y de golpe el que lo financia no lo financia más... y además quiere le devuelvan".

Economistas debaten sobre reforma tributaria en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires © Mauro AlfieriMauro Alfieri Economistas debaten sobre reforma tributaria en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad de Buenos Aires

En este sentido, dijo que hay que reformar el sistema tributario porque sino la pobreza seguirá creciendo. "Del total de trabajadores casi la mitad está en negro y el 50% son aportantes. El resultado es que tenemos una tasa impositiva que hace que los empleadores prefieran comprar máquina a emplear", puntualizó.

Sobre este punto, Cont, de Fiel, también alertó que la elevada presión tributaria tiene un sesgo en el sector formal de la economía. "Descompusimos la presión tributaria del sector negocios en la economía formal e informal y, si bien el promedio de presión fiscal es 33%, el sector formal tiene una presión del 37% mientras que el informal de un 17%. Este es un dato importante", concluyó.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon