Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pau Pérez, la víctima 15 del atentado en Barcelona, vivió en la Argentina y fue voluntario en Haití

logotipo de LA NACION LA NACION 21/08/2017

Hoy, los Mossos d'Esquadra, la policía de Barcelona , confirmaron la identidad de la víctima 15 de los atentados terroristas llevados a cabo por Estado Islámico y que el jueves pasado golpearon el centro turístico de Cataluña.

Su nombre era Pau Pérez Villán, de 34 años, y fue asesinado a puñaladas por Younes Abouyaaqoub, el marroquí de 22 años indicado como el conductor de la camioneta que atropelló a más de cien personas en la zona de La Rambla.

El cuerpo de Pau fue hallado en el interior de su vehículo en un aparcamiento de Sant Just Desvern, frente al edificio Walden.

En una de las redes sociales, Pau se presentaba a sí mismo de esta manera: "Soy una persona divertida, organizada y responsable. Me gustan los animales y los niños. Juguetón. Me encanta ver películas, salir con los amigos y conocer gente. Me interesa trabajar en países menos desarrollados ayudando a la gente y, si es posible, ver diferentes lugares y paisajes increíbles", según lo publicado por el diario La Vanguardia.

Vivía en Vilafranca del Penedès, uno de los municipios de Barcelona en la comunidad de Cataluña. Era ingeniero por la Universitat Politècnica de Cataluña y, según sus amigos, una persona buena, afable, divertida y solidaria.

Pau trabajó con varias ONG de cooperación internacional y viajó a Haití para ayudar a la gente tras el terremoto que en el año 2010 destrozó el país. Como ingeniero, trabajó para Bodegas Torres durante la vendimia del 2013 y el 2014. En los últimos meses era empleado de Seat. Allí ejercía de controller de averías en el taller número 9.

Amaba el fútbol. Cuando era pequeño, jugó en las categorías inferiores del FC Vilafranca por cuatro años. De allí pasó al Agrupació Esportiva Moja, donde jugó dos años más. También amaba conocer el mundo, por lo que vivió en Argentina y en Francia.

Pau murió el jueves por la tarde cuando volvía a su casa después de visitar a su abuela en Barcelona. Había llamado a sus padres para tranquilizarlos y avisarles que, a pesar del atentado, se encontraba sano y salvo. Pero minutos más tarde se cruzó con el terrorista que lo apuñaló para robarle su Ford Focus.

El agresor viajó con él herido en el asiento trasero y logró así escapar de los policías. Los Mossos encontraron el auto pasadas las 19 horas y al principio pensaron que el cadáver en su interior era del responsable del atropello. Hoy confirmaron que fue la víctima número 15.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon