Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Pence condena a los supremacistas blancos

logotipo de Associated PressAssociated Press 16/08/2017 Por JILL COLVIN, Associated Press

SANTIAGO DE CHILE (AP) — El vicepresidente estadounidense Mike Pence hizo caso omiso el miércoles a las preguntas acerca de los comentarios del presidente Donald Trump en los que expresó su simpatía por los manifestantes en Charlottesville, pero sí dijo que apoya al mandatario.

Durante una conferencia de prensa en Chile, Pence no indicó si estaba de acuerdo con Trump acerca de que había “excelentes personas” entre los supremacistas blancos, los miembros del Ku Klux Klan y los neonazis que efectuaron un mitin en Charlottesville, Virginia, el fin de semana, o acerca de si “ambas partes” son culpables por la violencia letal entre los supremacistas blancos y los contramanifestantes, como afirmó el presidente.

Una mujer falleció cuando un automóvil embistió a un grupo de personas que estaban protestando contra el mitin de nacionalistas blancos.

En un comunicado meticulosamente redactado, Pence calificó lo ocurrido en Charlottesville como “una tragedia” y dijo que “el presidente ha sido claro sobre esta tragedia y también lo he sido yo”.

“Hablé con amplitud sobre esta situación desgarradora el domingo por la noche en Colombia, y apoyo al presidente y sus palabras”, agregó.

Pence condenó el domingo a los supremacistas blancos, a los neonazis y al KKK, al afirmar que “esos grupos marginales peligrosos no tienen lugar en la vida pública de los estadounidenses ni en el debate estadounidense, y nosotros los condenamos en los términos más enérgicos posibles”.

Durante una conferencia de prensa en Nueva York el martes en la que se mostró desafiante, Trump reconoció que había “algunas personas muy malas” entre los que se reunieron a protestar el sábado, pero agregó: “También había personas excelentes, en ambas partes”.

El mandatario también expresó su respaldo a quienes pretenden proteger un monumento a Robert E. Lee.

Pence no respondió a las preguntas el miércoles en torno a si cree que los monumentos a los confederados deberían ser retirados.

En lugar de ello, Pence hizo una reflexión personal y afirmó que, a pesar de que él se encuentra en Chile, “nuestros corazones están en Charlottesville”. El funeral para Heather Heyer, la joven que falleció durante la manifestación, fue efectuado allí el miércoles. Pence indicó que ha estado rezando por ella y por su familia.

“No permitiremos que unos pocos dividan a la mayoría”, manifestó.

El vicepresidente se encuentra en una gira por América Latina para fortalecer lazos con la región y pronunciarse contra la crisis que vive Venezuela.

Pasó la mayor parte del miércoles en Chile, donde se reunió y comió con la presidenta Michelle Bachelet, y tenía pensado pronunciar un discurso.

Después de la reunión, Pence dijo que “regresaré de este viaje más confiado que nunca en que nuestro comercio crecerá, fortaleciendo el empleo y las oportunidades en Estados Unidos, y fortaleciendo la prosperidad en América Latina”.

Exhortó también a Chile a que “rompa todos los vínculos diplomáticos y comerciales” con Corea del Norte, incluidas las exportaciones de vino chileno, y le hizo el mismo pedido a Perú, México y Brasil.

Corea del Norte no cuenta con oficinas diplomáticas ni instituciones de banca en Chile, pero ambas naciones tienen una relación comercial. El gobierno chileno ha condenado repetidas veces el programa de misiles norcoreano.

Pence dijo que “empezamos a ver progreso” en lo referente a Corea del Norte, pero subrayó que aún hay “mucho más” por hacer. El gobierno de Trump ha intentado presionar a Pyongyang para que suspenda sus programas nucleares y de misiles balísticos.

Bachelet no mencionó dicha solicitud en sus comentarios, pero sí dejó en claro que Chile “no apoyará” una intervención militar estadounidense en Venezuela. Más bien, señaló la presidenta, Chile hará todo lo que pueda para alcanzar “la restauración de la democracia en Venezuela a través de una salida pacífica y negociada”.

La Casa Blanca anunció el miércoles que Pence acortará su viaje un poco para poder acompañar al presidente en una reunión en Camp David a fin de analizar su estrategia en el sur de Asia. Originalmente, el vicepresidente tenía previsto volver a Estados Unidos el viernes, pero ahora regresará el jueves en la noche.

Pence aún tiene programado viajar a Panamá, donde se encontrará con el presidente Juan Carlos Varela y realizará un recorrido por la ampliación del Canal de Panamá, antes de volver a Washington.

image beaconimage beaconimage beacon