Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Policía Municipal: frente a una posible derrota, el kirchnerismo se paró y abandonó la sesión

logotipo de Infobae Infobae 04/06/2014 Infobae

El Senado bonaerense fue escenario de un nuevo round por el proyecto que crea las policías locales, cuerpos de agentes del que podrán disponer los municipios que superen los 70 mil habitantes y que forma parte del plan para combatir el delito lanzado por el gobierno de Daniel Scioli.

Tras dos debates frustrados, el oficialismo logró aprobar la iniciativa en general con los votos del Frente Renovador, que finalmente accedió a acompañar pese a sus resistencias, tal como lo había anticipadoSergio Massa el lunes.

El rechazo que plantearon los senadores del Frente Amplio UNEN pusieron en alerta al partido de gobierno, que daba por descontado que el massismo insistiría en los reparos que puso sobre ocho de los puntos del proyecto en la votación en particular.

Ante ese panorama de una condena segura de la iniciativa, el FpV, a través de la titular de la bancada, Cristina Fioramonti, resolvió llamar a un cuarto intermedio y postergar la discusión. Al final, los senadores nunca volvieron al recinto y por estas horas es una incógnita cuándo continuará el debate.

El escenario encuentra ahora al oficialismo y sus aliados con 21 votos, que resultan insuficientes si los representantes del Frente Amplio UNEN persisten en su oposición. Y aún cuando decidieran abstenerse, lograría apenas conseguir un empate, que dejaría el resultado en manos del vicegobernador Gabriel Mariotto.

Mariotto y Fioramonti habían intentado esta tarde torcer las voluntades de Mario Ishii y Omar Foglia (GEN), pero no lo lograron.

Según trascendió, en la Cámara alta se especulaba con la posibilidad de que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, vuelva a ocupar su banca de manera provisoria, lo que le permitiría quitar un voto al Frente Renovador (Berni fue remplazado por el massista Fabio Sorchilli). No obstante, la jugada es peligrosa; el funcionario no está convencido del proyecto.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon