Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Por la baja de los subsidios, el Gobierno logró reducir el déficit fiscal en julio

logotipo de LA NACION LA NACION 22/08/2017

Por la baja de los subsidios energéticos, el Gobierno logró una reducción en el déficit de julio y se encamina a cumplir con la meta fiscal del tercer trimestre. Así lo informó hoy el Ministerio de Hacienda en un comunicado en el que precisó que los ingresos crecieron el 28,3% y el gasto primario el 22,9 % el mes pasado.

El ritmo de aumento del gasto se contrajo respecto del promedio del 31,5% del primer semestre, por la reducción en general del 29,3% en los subsidios económicos y del 49% en particular de los subsidios para el sector energético.

La cartera que conduce Nicolás Dujovne informó que, con este cierre, "el Gobierno está bien encaminado para cumplir con la meta de resultado fiscal por tercer trimestre consecutivo, ya que el déficit acumulado en los primeros siete meses del año se ubicó en1,7% del PBI, mientras que la meta acumulativa para el tercer trimestre es de 3,2% del PBI". Para todo el año, el Gobierno prevé un déficit del 4,2 por ciento del PBI, que bajaría al 3,2% el año próximo.

El crecimiento del nivel de ingresos se basó, según Hacienda, "por una mayor actividad económica, manifestada principalmente en un incremento en términos reales en la recaudación en aportes y contribuciones a la seguridad social, en el impuesto a las ganancias y en el IVA".

Del lado del gasto, frente a la baja en los subdidios -explicado por el aumento en las tarifas a los usuarios- se mantuvo el gasto de capital con un aumento del 66% -por subas en proyectos de vivienda, urbanismo, agua potable y alcantarillado- y las prestaciones sociales -por la suba de las jubilaciones y pensiones contributivas del 47%- con un incremento del 45,9 por ciento.

Por otro lado, hubo un aumento interanual el superávit financiero, después del pago de la deuda, que pasó del $ 30.570 millones a $ 35.617 millones.

En los primeros siete meses del año, hubo un aumento del déficit del 21,3%, que pasó de 137 mil millones a 166 mil millones.

En tanto, el resultado financiero creció el 40,1% en el mismo período. El director de la consultora Ecoledesma, Gabriela Caamaño, dijo que "se van cumpliendo las metas sin reducir ratio gasto primario frenta al PBI y exigiendo cada vez al más último tramo".

Por su parte, el director del estudio Bein, Martín Vauthier, dijo que "en julio los ingresos tributarios volvieron a crecer por debajo de la dinámica de los recursos de la DGI (27,9% versus 37% interanual.), en línea con la restitución parcial a las provincias de la porción correspondiente del 15% de los recursos coparticipados que hasta 2015 retenía la ANSES".

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne © Fernando MassobrioFernando Massobrio El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne

Del lado del gasto, "más allá de que la obra pública es el principal driver de crecimiento para este año (con un impacto sobre el nivel de actividad mayor al que reflejan los números fiscales), la baja base de comparación que representó julio de 2016 incidió en la magnitud de la nominalidad en el mes".

"Las prestaciones sociales, que representaron 55% del gasto primario en los primeros siete meses del año, crecieron 45,9% interanual., con jubilaciones (incluyendo el Programa de Reparación Histórica) aumentando a un ritmo de 47,5%. La nominalidad de este ítem ilustra los desafíos que impone la indexación por ley al pasado de la mitad del gasto primario en un contexto de desinflación, y donde la recaudación presenta una mayor correlación con el PIB nominal contemporáneo", precisó.

En cambio, como lo indican los datos oficiales, bajaron los subsidios a la energía, "reflejando el impacto de la vigencia plena de los nuevos cuadros tarifarios, un invierno menos intenso y la menor nominalidad del tipo de cambio (con costos de generación que se encuentran mayormente nominados en dólares. En transporte, sin ajustes tarifarios en lo que va del año, se registró una suba de 22,6% por ciento".

Por otro lado, los gastos de funcionamiento de la administración (en su mayoría salarios) crecieron 30,8%a., "algo por encima de la paritaria promedio (que incluye parte de la inercia del acuerdo de 2016), mientras las transferencias corrientes a provincias, que venían creciendo fuertemente en el primer semestre, cayeron 39,4 por ciento", concluyó.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon