Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Preocupa en Nueva York que el Gobierno ingrese en desacato con la Corte Suprema de EEUU

logotipo de Infobae Infobae 16/06/2014 Infobae
corte suprema EE UU 1170 © corte suprema EE UU 1170 corte suprema EE UU 1170

El discurso de la presidente Cristina Kirchner dejó varios interrogantes y algunas certezas. Esta última, que no se pagará (por lo menos ahora) a los fondos buitres. Esto, según comentaron fuentes judiciales en Nueva York a Infobae, no es un dato menor. Si el país busca evitar la sentencia en contra, ingresaría automáticamente en desacato con la Corte Suprema de EEUU. "No es algo normal que se llegue a esta instancia y el primer mandatario termine diciendo que no va a dejarse extorsionar. ¿Por quiénes? ¿Por los acreedores o por los jueces de la Corte que fallaron en contra? Es demasiado confuso y genera dudas", indicaron especialistas en estricto off the record.Lo cierto es que lo que se desprende del discurso oficial es que no habrá negociación con los holdouts. Eso hará que el país ingrese en un nuevo default de la deuda porque no podrá pagarle al 92% de los bonistas en Buenos Aires. Es más, este famoso "re-ruteo" de los pagos desde Nueva York a Buenos Aires también tiene sus costos. Se estaría eludiendo las sentencias en EEUU del juez Thomas Griesa, avaladas por la Cámara de Apelaciones e indirectamente también por la Corte Suprema. El desacato y la estrategia de esquivar la sanción también sería un nuevo problema para los agentes de pago que el Gobierno utilizaría para pagar en Buenos Aires. La Caja de Valores, donde se depositan los pagos de los bonos que realiza el Gobierno. Según surge de varias especialistas, que la Caja actúe como como órgano depositario de títulos argentinos y sus pagos, en medio de un desacato con los tribunales de EEUU, podría costarle caro. ¿Cuánto? Que la Depositary Trust & Clearing Corporation (DTC), que monopoliza las transacciones financieras a nivel global, decida expulsar a la Caja de Valores como agente idóneo para operar precisamente por hacerse eco del desacato del Gobierno.La alternativa que baraja el Gobierno de pagar en Buenos Aires es casi un hecho para el mercado. Como explica Bulltick Capital Markets, un banco de inversión de EEUU, el "plan B" sería intentar un canje de deuda para los tenedores del canje para que esos inversores puedan recibir "bonos espejo" pero bajo la legislación de Buenos Aires (y por lo tanto recibir el pago). "Este escenario también se complica por la ejecución de esta estrategia desde un punto de vista logístico. Además, la capacidad de las provincias y las empresas para emitir bajo la ley de Nueva York podría verse comprometida", dice Bulltick. ¿No habrá negociación alguna con holdouts? Según comentan acertadamente en el mercado, "hay vida incluso después de un default". Esto quiere decir que si el Gobierno termina ingresando en ese status por querer pagar en Buenos Aires y esquivar Nueva York, el próximo Gobierno tendrá que negociar con los fondos buitre. "Esto no termina más. No es que dejás de pagar y el problema de los holdouts queda en la nada. No tiene sentido y las negociaciones tienen que reflotarse en algún momento", indicaba un banquero.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon