Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Presidente de Brasil refuta acusaciones de corrupción

logotipo de Associated PressAssociated Press 27/06/2017 Por MAURICIO SAVARESE y SARAH DiLORENZO, Associated Press

SAO PAULO (AP) — El presidente de Brasil Michel Temer calificó el martes los cargos de corrupción en su contra como una "conspiración de telenovela" y cuestionó las motivaciones del procurador general para encausarlo.

Temer está peleando para mantenerse en el cargo después de que el procurador Rodrigo Janot lo encausara el lunes ante el Tribunal Federal Supremo. Temer está acusado de corrupción por presuntamente aceptar coimas de un ejecutivo de una empacadora de carne a cambio de ayuda para influir en decisiones de dependencias estatales.

Los fiscales "crearon una conspiración de telenovela", dijo Temer en una breve declaración a la prensa y aliados, sus primeros comentarios desde que se le presentaron los cargos. "Digo sin temor a equivocarme que la acusación es ficción".

A la vez, Temer insinuó que Janot podría estar involucrado en conspiraciones de sobornos. El presidente resaltó que un exasistente del ministro está ganando "millones" al trabajar con un bufete legal que representa a empresas claves para las acusaciones contra Temer.

"Quizás los millones en costos que recibieron no solo fueron a dar al asistente confiable, pero... no voy a especular", dijo Temer.

La oficina de Janot dijo en una declaración que el exasistente mencionado por Temer no participó en las negociaciones de un arreglo extrajudicial de culpabilidad por parte de la empresa empacadora de carne JBS a cambio de una reducción de pena. Reafirmó la “probidad, transparencia y responsabilidad” del máximo procurador del país en sus tratos “en la esfera pública”.

La presidencia no contestó a un mensaje en el que se le pidieron más detalles.

El presidente desestimó la presentación de cargos con una serie de adjetivos como injurioso, indignante, infame, cuestionable, peligroso, irresponsable, débil y precario.

Incluso para brasileños acostumbrados a que sus políticos sean acusados de corrupción, los cargos contra Temer fueron un shock. En primer lugar, los delitos que Temer presuntamente cometió ocurrieron este mismo año, tres años después de que se lanzara la mayor investigación anticorrupción en la historia del país, conocida como Operación "Autolavado".

El hecho de que el presidente podría haber estado pidiendo sobornos mientras el poder judicial estaba enviando políticos a prisión casi cada semana sería una increíble osadía, y socava las esperanzas de que el "Autolavado" fuera a amedrentar a los líderes del país para poner fin a una cultura de corrupción.

Las acusaciones de Janot eran esperadas -- lo que podría explicar la indiferencia en los mercados bursátiles. El índice Bovespa cayó 0,8% mientras que el real bajó 0,5% ante el dólar.

Pero las acusaciones en sí han sacudido la política brasileña desde el mes pasado, cuando comenzaron a trascender detalles sobre el asunto, creando dudas sobre sí Temer podrá terminar su período, que acaba el próximo año.

Si bien Temer ya podría haber perdido la confianza del pueblo _su índice de aprobación se mantiene en 7%_ su futuro depende de la cámara baja del Congreso, que ahora debe de decidir si es que los cargos proceden.

Si las dos terceras partes de la cámara deciden que el caso procede, el presidente será suspendido por hasta 180 días mientras se efectúa un juicio. El presidente de la cámara baja Rodrigo Maia, aliado de Temer, quedaría interinamente como presidente del país.

Muchos observadores creen que el Congreso no lo destituirá.

"Varios senadores y diputados están en la misma situación que él, siendo acusados de la misma manera, y están tratando de cuidarse el uno al otro y protegerse entre ellos, para evitar encausamientos", dijo Sonia Fleury, profesora de ciencias políticas de la Universidad Fundación Getulio Vargas en Río de Janeiro.

De ser declarado culpable, Temer sería multado con tres millones de dólares y podría ser sentenciado a entre dos y 12 años de cárcel.

Temer también está bajo investigación por presunta obstrucción de justicia y asociación ilícita criminal, y se prevé que Janot presente estas acusaciones en los próximos días.

La acusación en sí fue virulenta en su análisis sobre Temer. Dijo que él demostró indiferencia total por su oficina y que sus acciones, incluyendo reuniones secretas que no estaban en su calendario oficial, indican que él estaba tratando de encubrir "acciones criminales".

Temer ha negado las acusaciones y dijo que no renunciará, sino que disputará los cargos.

De hecho, los cargos dan a Temer un incentivo para quedarse en su puesto por el tiempo que pueda, dijo Mauricio Santoro, profesor de ciencias políticas en la Universidad de Rio de Janeiro. Como presidente vigente, Temer solo puede ser enjuiciado por el Tribunal Federal Supremo, la máxima corte del país.

Si dejara la presidencia, podría ser enjuiciado en cortes menores que podrían actuar más rápido y ofrecer menos deferencia.

"Si Temer renuncia esta semana, podría estar en la cárcel la próxima semana", puntualizó Santoro.

Temer asumió la presidencia en mayo del año pasado, después de que la presidente Dilma Rousseff fue destituida. Tiene el índice de aprobación más bajo para un presidente desde 1989.

___

Los reporteros de The Associated Press Peter Prengaman, Renata Brito y Mario Lobao contribuyeron a este despacho desde Rio de Janeiro.

image beaconimage beaconimage beacon