Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Presidente ecuatoriano dice que situación económica es grave

logotipo de Associated PressAssociated Press 11/07/2017 Por GONZALO SOLANO, Associated Press

QUITO (AP) — La economía de Ecuador se encuentra en una situación muy difícil, dijo el martes el presidente Lenín Moreno, quien a pesar de todo expresó esperanza de que el país logre salir adelante.

El mandatario asumió el cargo el 24 de mayo en reemplazo de Rafael Correa, con quien ha mantenido diferencias públicas desde que abrió un proceso de diálogo con la oposición e impulsó una reconciliación nacional. El expresidente ha criticado lo anterior diciendo que la estrategia es “mediocre” y “desleal”.

En una declaración en el palacio de gobierno, Moreno afirmó que la condición económica de Ecuador “es sumamente difícil”, y agregó: “vamos a salir adelante con el esfuerzo de todos, porque imagínense lo que sería que yo como presidente diga que no vamos a salir adelante”.

No dio cifras ni detalles acerca del tema, pero el país ha registrado iliquidez fiscal desde 2014. Esto ha provocado paralización de obras, retrasos de diversa magnitud en el pago de proveedores y de salarios de empleados públicos.

El analista económico, Jorge Carrera, del Observatorio de la Política Fiscal, dijo a The Associated Press que el país registra un déficit fiscal “elevado”.

“El 8% del producto interno (poco más de 8.000 millones de dólares), una deuda pública que supera el 50% del PIB, un servicio a la deuda cada vez más elevado, una economía casi estancada, una inversión extranjera prácticamente inexistente e ingresos petroleros (el principal producto de exportación) casi en cero”.

Asimismo, expresó que ante este panorama “inevitablemente se requieren reformas estructurales, un plan económico y fiscal de cuatro años que promueva el equilibrio de cuentas públicas, reducción del endeudamiento y un programa económico que dé confianza, credibilidad para que crezca la economía, reducir el gasto público y eliminar leyes que desestimulan la inversión”.

Correa, poco antes de dejar el poder, había dicho que “la mesa queda servida” para señalar que deja a Ecuador en buena situación económica, pero Moreno aseveró que “no hay tal mesa servida, esa es la pura y neta verdad”.

“Creo que se podía haber sido un poco más mesurado al momento de dejar cuentas en mejores condiciones”, afirmó.

El mandatario también destacó: “ahora se respira libertad y eso es maravilloso. De a poco toda la gente va a seguir abandonando su comportamiento... Y va a empezar a respirar esta libertad nueva, que es como me siento a gusto”.

Durante más de diez años del régimen de Correa, era frecuente un ambiente crispado por fuertes disputas entre el gobierno y la oposición.

image beaconimage beaconimage beacon