Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Procesan a un comisario y dos cabos de la Federal por ladrones y narcos

logotipo de Tiempo Argentino Tiempo Argentino 24/05/2014 Juan Diego Britos
Procesan a un comisario y dos cabos de la Federal por ladrones y narcos © INFOnews Procesan a un comisario y dos cabos de la Federal por ladrones y narcos

El ex comisario Roberto Fernando Mora demostró ser, ante todo, un hombre paciente. "El Ninja", como lo conocen dentro de la pirámide de la Policía Federal, también reveló coherencia para cruzarse de vereda cuando las circunstancias, y el bolsillo, así lo demandaron. Pero la ambición ignora límites y arrastra a la reja, y Mora no supo ser excepción. Ayer, Daniel Gutiérrez, subrogante de Sandra Arroyo Salgado en el Juzgado Federal N°1 de San Isidro, lo procesó con prisión preventiva porque entendió que organizó el robo a la casa de uno de sus jefes, intentó quedarse con la cocaína que los narcos mexicanos del Cártel de Sinaloa planeaban enviar desde Buenos Aires a tierras aztecas, fingió un allanamiento para robarse 200 kilos de marihuana y también se preocupó en ocultar los asaltos cometidos por el cabo de la PFA Andrés Martínez, quien junto a la también policía Natalia Cainzos, lo secundaban en la asociación ilícita que lo hizo rico. 
Dueño de un patrimonio imposible de explicar, amante de las camionetas de lujo –tenía una Audi Q5, otra Chrysler Jeep y una Hyundai Santa Fe–, Mora fue captado en escuchas telefónicas mientras le ofrecía apoyo logístico a Matías Faubel, hoy procesado en otra causa del mismo juzgado por ser el hombre de los mexicanos en el país y facilitar el envío de más de dos toneladas de cocaína líquida en transformadores eléctricos. Ese acuerdo, que incluía enviar la droga desde los puertos de Buenos Aires, Rosario y Campana a Holanda, no prosperó porque los aztecas, finos en el arte del engaño, notaron que los policías intentaban robarles la droga en un gesto que en criollo se llama "mejicaneada".
Pero El Ninja no se acordaba. Bien lo puede certificar su ex jefe, el comisario Julio Navarro, que en 2013 dirigía la División Almacenes de la PFA. El 10 de julio de ese año, dos ladrones entraron a robar a su casa de Urquiza 1062, en San Miguel, y se llevaron electrodomésticos, 10 mil dólares y 160 mil pesos.
El oficial no hizo la denuncia porque los desconocidos no se llevaron el arma reglamentaria que había dejado en la vivienda.
Sin embargo, durante la investigación sobre Mora, segundo de Navarro en la división, surgió que la mañana del robo el comisario mantuvo cuatro conversaciones telefónicas con su cómplice Martínez, quien se presume entró a la casa de la víctima junto a un ladrón colombiano, experto en robos a viviendas desocupadas, un "internacional" como se los conoce alrededor del mundo. Los diálogos entre Mora y Martínez mientras ocurría el robo son imperdibles: en todo momento el comisario trataba de tranquilizar a su subordinado y le insistía en que no robara la pistola reglamentaria porque obligaría al damnificado a presentar la denuncia. Todo esto mientras observaba a Navarro, la víctima, desde su oficina.
Como si fuera poco, también le achacan que en diciembre del año pasado, encabezó un falso allanamiento a la casa donde unos narcos habían dejado 200 kilos de marihuana. Se presume que los policías se llevaron la droga y luego la revendieron a bajo precio porque los paquetes se habían humedecido durante el viaje desde Paraguay.  
El mismo mes, días antes de este operativo, Mora recibió 30 tambores de 200 litros de éter por parte de una banda de piratas del asfalto y los habría negociado, cuando no, a cambio de efectivo.  «

   

Armas y balas

A Mora también lo acusan de encubrir robos a casas y poseer un arsenal de 54 armas.

Más de Tiempo Argentino

image beaconimage beaconimage beacon