Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Prueba balística exonera a un hombre encarcelado en 1992

logotipo de Associated PressAssociated Press 26/05/2017 Por ED WHITE, Associated Press

DETROIT (AP) — Un hombre que afirma que la policía de Detroit lo inculpó falsamente de un asesinato en 1992, salió de prisión después de 25 años, luego de que nuevas pruebas revelaron que las balas que se sacaron del cuerpo de la víctima no correspondían a la pistola que se presentó en el juicio como el arma homicida.

“Prevaleció la justicia”, dijo Desmond Ricks, de 51 años, a The Associated Press después de disfrutar un sándwich de pavo con queso junto a su equipo de asesores legales en un restaurante de Michigan.

Su libertad fue el clímax de un esfuerzo extraordinario para deslindarse de un tiroteo fatal a las afueras de un establecimiento de hamburguesas de Detroit en 1992.

La Innocence Clinic de la facultad de leyes de la Universidad de Michigan le pidió al juez Richard Skutt que reabriera el caso después de que en 2015 los fiscales entregaran fotografías de las dos balas que retiraron del cuerpo de la víctima, Gerry Bennett.

Los fiscales en el juicio señalaron que para asesinar a Bennett se utilizó un arma que pertenecía a la madre de Ricks. Pero nuevos exámenes practicados a las balas que permanecían almacenadas descartaron cualquier conexión, dijo el director de Innocence Clinic, David Moran.

Una de las balas no coincide con el arma y la otra estaba demasiado dañada para que se le realizara un análisis, declaró.

“No guardo rencor. No estoy molesto. Simplemente estoy aliviado”, reconoció Ricks. “Quiero tener un empleo. Quiero pagar impuestos. Sólo quiero ser un ciudadano normal”.

Skutt desechó el viernes la condena de asesinato no premeditado en contra de Ricks, después de que la fiscalía del condado Wayne accedió a que fuera borrada. Es sumamente improbable que se realice un segundo juicio. La portavoz Maria Miller dijo que la decisión sobre desechar el caso por completo se discutirá el 1 de junio en la corte.

Moran dijo que Ricks fue un gran defensor de su propia causa.

“Lo que decía parecía descabellado: El laboratorio forense de la policía de Detroit no sólo había cometido errores, sino que había intercambiado las balas. No era descabellado, era cierto. Eso le costó 25 años de vida a Desmond Ricks”, subrayó.

El laboratorio de criminalística se cerró después de que una auditoría de 2008 revelara que hacía un mal trabajo, incluyendo análisis defectuosos de evidencia de armas.

___

Ed White está en Twitter como: https://twitter.com/edwhiteap

image beaconimage beaconimage beacon