Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Qué es Indra, la empresa encargada del escrutinio de las elecciones

logotipo de LA NACION LA NACION 10/08/2017

Indra quedó en el centro de las miradas esta tarde, dos días antes de las elecciones del domingo, cuando una encomienda explotó al ser abierta por la recepcionista de una de sus sedes.

Indra es una compañía de consultoría y tecnología que se presenta en su página web como "el socio tecnológico de los negocios clave de sus clientes en todo el mundo". Desde 1997, Indra realiza el escrutinio provisional en nuestro país. Tendrá a su cargo el escrutinio provisorio de votos en los próximos comicios para legisladores.

En el edificio donde funciona Indra trabajaba Prefectura luego de la explosión © Santiago FilipuzziSantiago Filipuzzi En el edificio donde funciona Indra trabajaba Prefectura luego de la explosión

En las elecciones de este año, a diferencia de los anteriores, la contratación no corrió por parte del Ministerio del Interior, sino del Correo Argentino, que, al ser una empresa estatal, tiene facultad de convocar a concursos privados.

La española se adjudicó la realización del escrutinio provisional tanto en las primarias, que se realizarán el 13 de agosto próximo, como en las generales del 22 de octubre con una oferta que oscila entre los 24 y los 25 millones de dólares.

Indra tuvo a su cargo los escrutinios provisionales de las elecciones en los años 1997, 1999, 2001, 2003, 2005, 2007, 2009, 2011, 2013 y 2015. (La Justicia Electoral realiza el escrutinio definitivo).

Con vasta experiencia en escrutinios a nivel mundial -trabajó en más de 300 comicios en países como el Reino Unido, Francia, Noruega, Eslovenia, Portugal, Italia, Estados Unidos, Angola y Venezuela-, sus negocios no se limitan a los procesos electorales. Por ejemplo, en la Argentina fue la proveedora de uno de los radares que funcionan en el aeropuerto de Ezeiza. En 2009 fue cuestionada por irregularidades en el recuento de votos en Córdoba, pero la empresa negó terminantemente los cargos por no haber intervenido en esos comicios.

También en Venezuela fue motivo de denuncias. En ese país intervino por primera vez en 1998, cuando se dio vía libre a la automatización de los procesos electorales. La empresa española ganó la licitación para hacerse cargo de toda la gestión técnica al imponerse a IBM o Unisys, entre otras compañías líderes en los sistemas de votación. En los comicios de ese año, los primeros en los que se impuso Hugo Chávez, las autoridades venezolanas pudieron difundir los resultados sólo dos horas después del cierre de los colegios.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon