Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Quién es el inventor detenido por la muerte de la periodista sueca

logotipo de LA NACION LA NACION 24/08/2017
La periodista sueca Kim Wall © LA NACION La periodista sueca Kim Wall

Las autoridades en Dinamarca siguen investigando las circunstancias de la muerte de la periodista sueca Kim Wall, cuyo cadáver desnudo y decapitado fue hallado en el mar.

Wall, de 30 años, fue vista con vida por última vez el 10 de agosto abordo de un submarino confeccionado por Peter Madsen, un danés aficionado a los submarinos y a los viajes espaciales.

"Mi pasión es encontrar medios para viajar hacia los mundos más allá de lo conocido", escribía el inventor autodidacta, que había adoptado el apodo de "Rocket Madsen", en la página web de su asociación espacial, RML Space Lab.

Madsen, de 46 años, creció en la pequeña ciudad de Saeby, a un centenar de kilómetros de la capital.

Su madre era 36 años menor que su padre, dueño de un restaurante. Ambos se separaron cuando Peter apenas tenía seis años, y este quedó al cargo de su progenitor, un hombre autoritario.

"Cuando pienso en mi padre, pienso en los niños, en Alemania, cuyo padre era comandante de un campo de concentración", contó al periodista Thomas Djursing, autor de su biografía publicada en 2014.

Pero, en compañía de ese hombre aficionado a la historia militar, las epopeyas navales y aéreas, el adolescente empezó a soñar con la inmensidad espacial.

A los 15 años, fundó su primera empresa, Danish Space Academy, con el fin de comprar piezas para construir un cohete. Y tras la muerte de su padre, tres años después, comenzó estudios de ingeniería que abandonó cuando consideró que ya había aprendido bastante.

En 2008 botó el "UC3 Nautilus", entonces uno de los mayores submarinos privados del mundo, y en paralelo siguió adelante con su ambición espacial. En junio de 2011, lanzó un cohete desde una plataforma flotante frente a la isla de Bornholm, en el mar Báltico.

A pesar de sus éxitos, Madsen, al que algunos de sus allegados describen como una persona no violenta, que "no bebe ni se droga", tiene, según otros conocidos, un temperamento errático y no acepta que lo contradigan.

"Está enfadado con Dios y con los hombres", asegura Thomas Djursing. "El hilo director de su vida son los conflictos. Tiene dificultades para ponerse de acuerdo con los demás, tiene grandes ambiciones y lo quiere hacer todo a su manera".

Los primeros cohetes que lanzó al espacio, hasta ocho kilómetros de altitud, fueron fruto de su colaboración con un exarquitecto de la NASA, Kristian von Bengtson. Los dos hombres se enemistaron en 2014, y Madsen creó RML Space Lab con la esperanza de alcanzar su sueño.

Madsen también se enfadó con quienes lo ayudaron a construir el "Nautilus". A pesar de que 25 voluntarios participaron en la fabricación del submarino, se hizo con la propiedad de la embarcación en 2015.

Poco antes, le escribió a algunos que había una "maldición" en el submarino. "Esa maldición soy yo. Nunca habrá paz en el 'Nautilus' mientras yo exista".

Madsen justificaba su independencia con esta extraña fórmula: "Soy autoemprendedor, es la fuerza de la dictadura".

La libertad tuvo un precio para él. En abril, confesó en su blog que la asociación que lo apoyaba contaba con 15 veces menos mecenas que en sus anteriores proyectos. Esa asociación anunció su disolución tras la identificación del cadáver de Kim Wall. "El sueño está roto", escribió en su página web.

El caso

Hasta ahora se desconoce la causa de la muerte de la mujer, aunque Madsen ya fue arrestado por sospecha de homicidio. El fiscal Jakob Buch-Jepsen reveló que presentarán cargos contra el sospechoso por asesinato y manejo indecente de restos humanos.

Un ciclista descubrió el torso de la mujer el lunes. La policía de Copenhague dice que la cabeza y las extremidades fueron "cercenados intencionalmente". El torso fue identificado gracias a pruebas de ADN, y también por este medio se confirmó que era de Wall la sangre hallada dentro del submarino, que por alguna razón se hundió.

Según familiares, Wall estaba trabajando en un reportaje sobre Madsen, de 46 años, que ansiaba liderar una misión espacial tripulada.

Madsen inicialmente le dijo a la policía que había dejado a Wall en una isla. Luego dijo que enterró a Wall en alta mar tras su muerte debido a un accidente en el UC3 Nautilus.

Con información de las agencias AFP y AP

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon