Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Regalos por $1 millón y una omisión extraña con La Rosadita

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

El ex presidente Carlos Menem se llevó de la Casa Rosada regalos presidenciales por $ 1 millón, según se desprende de su última declaración jurada. Declara, además, otra donación durante su primer período presidencial -con un valor simbólico- de parte de empresas de telefonía. No es el único dato que llama la atención: no aparece La Rosadita, su histórica mansión en Anillaco.

Menem informó bienes por menos de $ 5 millones. El 60% de su patrimonio está en cash: tiene $ 2,9 millones de dinero en efectivo. También declaró bienes por $ 1 millón en concepto de "obsequios obtenidos por su investidura presidencial". Detalló que se trata de "objetos de arte y colección, armas, cuadros", que ingresaron en su patrimonio el 1° de diciembre de 1999, nueve días antes de dejar el poder.

Retener los obsequios que se reciben en calidad de funcionario público hoy es un delito. De hecho, la ley de ética pública regula la imposibilidad de conservar esos obsequios. Esa norma fue sancionada en 1999, el último año de la gestión de Menem, pero recién fue reglamentada en 2016.

Otras llamativas donaciones aparecen en nombre de "empresas de telefonía". Se trata de "acciones" por un valor simbólico de unos $ 80.000 que adquirió en diciembre de 1991, el mismo año que se privatizó el servicio público de Entel. ¿El motivo? "Una suscripción donada por la empresa de telefonía", escribió en la declaración jurada. Son "acciones de oro" que le dieron empresas telefónicas después de la privatización, explicaron en su entorno. "No tienen valor real, es algo simbólico. Ni siquiera tiene los títulos", agregaron.

El ex presidente tuvo inconvenientes en el pasado con los ostentosos regalos. "La Ferrari es mía, mía", había declarado en 1991 cuando se desató la polémica por la costosa cupé 348 roja, valuada en 120.000 dólares, que le había obsequiado el empresario italiano Massimo Del Lago. Pese a los cuestionamientos, el ex presidente se negaba a vender el automóvil, pero finalmente debió someterlo a subasta pública.

La Rosadita se transformó durante años en un símbolo de las pertenencias de Menem en Anillaco, su pueblo natal. Pero la mansión no está a nombre del ex presidente. "Puede estar a nombre de Zulemita", explicaron en la familia. Menem no declara ninguna casa a su nombre.

El senador declaró 26 lotes en Chilecito, a valor fiscal. Los lotes fueron adquiridos a fines de la década del 50 y son compartidos (50%) con un ex socio de su estudio -cuando se desempeñaba como abogado-, como consecuencia de un juicio ganado por una sucesión, informaron en la familia. "Son grandes extensiones de tierra", agregaron. Sin embargo, cada uno de los lotes fue informado por un metro cuadrado.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon