Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Registros: Aaron Hernández era miembro de la pandilla Bloods

logotipo de Associated PressAssociated Press 05/05/2017 Associated Press

BOSTON (AP) — El ex astro de la NFL Aaron Hernández era miembro de la pandilla Bloods y en una ocasión fue disciplinado en prisión por poseer artículos relacionados con la pandilla, de acuerdo con documentos relacionados con la investigación de su suicidio en la cárcel.

El reporte del deceso dado a conocer el viernes enlista a los Bloods bajo el “perfil de pandilla” de Hernández, y se indica que en alguna ocasión fue difundido por poseer artículos relacionados con un “Grupo de Amenaza a la Seguridad”, como se les conoce a las pandillas.

El ex tight end de los Patriots de Nueva Inglaterra fue encontrado ahorcado con una sábana al interior de su celda el 19 de abril, dentro de una prisión de máxima seguridad de Massachusetts, en donde cumplía una condena de por vida por un homicidio ocurrido en 2013. El suicidio se dio apenas cinco días después de que fue absuelto por un doble asesinato en 2012.

El fiscal de distrito de Worcester, Joseph Early Jr., difundió el viernes el reporte en respuesta a una solicitud de registros públicos por parte de The Associated Press.

Una moción por separado interpuesta ante la corte por parte de la fiscalía incluía extractos de la nota de suicidio que Hernández le dejó a su prometida.

“Siempre has sido mi alma gemela y quiero que vivas la vida y sepas que siempre estoy contigo”, escribió Hernández.

En la nota escrita a mano, Hernández llama a Shayanna Jenkins Hernández un “verdadero ángel” y “la definición del amor de Dios”. Le pide que “cuentes toda mi historia, pero nunca pienses algo más aparte de lo mucho que te amo”.

Los extractos fueron incluidos en documentos de la fiscalía como parte de su oposición a una moción por parte de los abogados de apelación de Hernández para que desechar su condena como parte de un principio legal del estado que afirma que se pueden borrar las condenas si el acusado muere antes de que se lleve a cabo su apelación, como fue en el caso de Hernández. Un juez programó una audiencia para el martes.

Los documentos dados a conocer el viernes señalan que mientras Hernández permaneció en la cárcel del condado Bristol en espera de su juicio por el caso de 2013, fue disciplinado por cinco violaciones, incluyendo amenazar de muerte a un agente de correccionales y su familia; presentar una muestra de orina que resultó positiva a Neurontin, un medicamento para combatir la epilepsia y que también es utilizado como analgésico; cometer una agresión con agravantes; rehusarse a obedecer una orden directa; y posesión de parafernalia de pandillas.

Reportes separados dados a conocer el jueves por la policía estatal y el Departamento de Correccionales revelan un poco de los últimos días de Hernández.

Entrevistas con otros internos señalan que Hernández estaba emocionado por su absolución en el caso de doble homicidio y no parecía tener comportamiento suicida.

“Afirmaron que lucía optimista e incluso emocionalmente contento, lo que era inusual en él”, señaló el reporte del Departamento de Correcionales.

Un recluso que afirma que era uno de los amigos más cercanos de Hernández expresó su sorpresa por el suicidio debido a que parecía muy entusiasmado después de su absolución.

“Desde el veredicto del viernes había hablado de volver a la NFL y volver a jugar, aunque no fuera con los Pats”, comentó el interno, según el documento. “Hablaba de su hija y de pasar tiempo con ella”.

image beaconimage beaconimage beacon