Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Reporte: Rousseff, ausente de Congreso de FIFA

logotipo de Associated PressAssociated Press 10/06/2014 Associated Press

SAO PAULO (AP) — La presidenta Dilma Rousseff no asistirá este martes a la inauguración formal del Congreso de la FIFA, un encuentro entre los 209 miembros del organismo rector del fútbol Mundial, informaron el lunes medios brasileños.

Tradicionalmente, el jefe de Estado en el país sede del Mundial asiste a este acto. Rousseff no lo hará, informó el diario O Estado de Sao Paulo, que citó a fuentes anónimas del palacio presidencial.

La FIFA ha criticado a Brasil durante los últimos años por los retrasos en la construcción de estadios mundialistas, así como de proyectos relacionados, como carreteras y aeropuertos.

Rousseff busca la reelección en octubre, y el gasto cuantioso en el Mundial y en los Juegos Olímpicos previstos para dentro de dos años en Río de Janeiro es un tema que provoca un descontento generalizado en el país. Muchos brasileños han manifestado su resentimiento contra la FIFA por hacer una serie de exigencias financieras pese a que paga impuestos mínimos en el país.

El diario informó que el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, ocupará en el Congreso de la FIFA el lugar de Rousseff, quien ha prometido que ésta será la "copa de copas", pese a los problemas en los preparativos.

En otro indicio de las discrepancias que han rodeado la organización de este Mundial, ni Rousseff ni el presidente de la FIFA Joseph Blatter hablarán durante el partido inaugural entre Brasil y Croacia, previsto para el jueves. Ambos fueron abucheados en la apertura de la Copa Confederaciones, hace un año.

El secretario general de la FIFA Jerome Valcke causó el disgusto de los brasileños hace dos años, cuando dijo que el país necesitaba "una patada en el trasero" para que acelerara las obras de construcción.

Brasil está erogando unos 11.500 millones de dólares en este Mundial. De esa cifra, unos 4.000 millones de dólares se destinarán a construir o remodelar 12 estadios. Muchos temen que cuatro de esos recintos terminen convertidos en "elefantes blancos".

Los gastos desataron protestas en la Copa Confederaciones, el certamen que sirve de ensayo para el Mundial. Los agentes lanzaron gases lacrimógenos y dispararon balas de goma contra los manifestantes.

Durante la final entre Brasil y el campeón mundial España, los gases lacrimógenos llegaron hasta el estadio Maracaná en Río.

Rousseff sigue siendo favorita para ganar la reelección pero su popularidad está cayendo, según las encuestas. Un sondeo reciente de Pew determinó que 61% de los brasileños se opone a que el país sea sede de la Copa del Mundo.

image beaconimage beaconimage beacon