Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Restauración: medio siglo después, el Cadillac de Perón regresa a la Casa Rosada

logotipo de LA NACION LA NACION 18/08/2017

A mediados de 1955, el entonces presidente Juan Perón cumplió el sueño de comprarlo, pero la Revolución Libertadora frustró sus planes al eyectarlo del poder antes de que llegara a disfrutarlo. El mítico Cadillac descapotable, que usaron casi todos los presidentes desde ese entonces, volverá en breve a la Casa Rosada, luego de años de deterioro.

Fuentes del Gobierno afirmaron a LA NACION que "en las próximas semanas" el Cadillac estará en el Museo de la Casa Rosada. Sólo resta resolver detalles, como la construcción de las rampas que permitirán que el automóvil, de dimensiones poco habituales, pueda descender sin problemas hasta el museo. El presidente Mauricio Macri, fan de los autos antiguos y quien quiso utilizarlo sin éxito para su asunción en diciembre, fue el principal impulsor de la restauración. La Secretaría General de la Presidencia, a cargo de Fernando de Andreis, derivó el trabajo a la Fundación Museo del Automóvil. Su tarea no era fácil: el auto estaba deteriorado y sin mantenimiento en uno de los galpones de la quinta de Olivos.

De a poco, y en un taller de Villa Real, a metros de la avenida General Paz, los expertos removieron la vieja pintura, repararon el motor, reemplazaron el carburador y la bomba de nafta mecánica por un nuevo kit de origen americano y se cambiaron los asientos tapizados originales por nuevos que respetaron el diseño original. "Quedó como nuevo, listo para ser exhibido y hasta utilizado", afirmaron en la Casa Rosada con un dejo de orgullo.

La historia del Cadillac, de origen norteamericano, considerado un auto de lujo en el año en que Perón decidió comprarlo, remite a muchas páginas importantes de nuestra historia. Después del golpe del 55, lo utilizaron presidentes civiles de origen radical, como Arturo Frondizi y Arturo Illia. También Jorge Rafael Videla, en la última dictadura.

Perón, que supo utilizar un Cadillac modelo 1951 durante sus primeros dos períodos de gobierno y acompañado en muchas oportunidades por su esposa Eva Perón, no lo utilizó durante su tercera y breve presidencia. Con el regreso de la democracia recobró su brillo: el Cadillac descapotable acompañó aquella histórica recorrida de un sonriente Raúl Alfonsín el 10 de diciembre de 1983 hacia el Congreso y luego hacia la Casa Rosada, en una jornada que puso fin a los años más oscuros de la historia argentina.

En los años noventa, el Cadillac llegó al cine: fue utilizado en la película Eva Perón, de Juan Carlos Desanzo, para una escena donde podía verse a Perón y su esposa. Se trataba, por cierto, de un error histórico, ya que el líder del justicialismo nunca utilizó ese auto y sí otros Cadillac más antiguos.

Durante el kirchnerismo, y tras años de ostracismo, el Cadillac salió a la luz pública. De paso por la Argentina, en 2006, el entonces presidente venezolano Hugo Chávez se subió al viejo volante y dio un paseo breve por los jardines de la quinta presidencial de Olivos junto al entonces ministro de Planificación Julio De Vido. La foto ilustró artículos sobre los negocios entre la Argentina y Venezuela un año antes de que explotara el affaire Antonini Wilson.

En 2012, el Cadillac reapareció impecable como parte de la exhibición Autoclásica, y desde entonces poco se supo de él hasta que Macri, cuya vida de empresario está íntimamente relacionada con los autos, quiso usarlo en su primer día como presidente. Le recomendaron que no lo hiciera, ya que había riesgo de quedarse a mitad de camino.

Cerca de De Andreis aseguran que la restauración del auto fue "casi gratuita", ya que la Fundación Museo del Automóvil se encargó de contratar a la decena de personas encargadas del trabajo. La secretaria de Asuntos Parlamentarios, Paula Bertol, fue la encargada de intermediar con la fundación, cuyo titular, Luis Spadafora, se encargó de supervisar los trabajos. Todo está listo, a la espera de la fecha exacta para el festejo. El Presidente pidió estar en el acto que marcará el ingreso del histórico Cadillac al Museo de la Casa Rosada.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon