Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Roberto Martínez: "Nunca es fácil cerrar una planta y creemos que tratamos a la gente muy bien"

logotipo de LA NACION LA NACION 06/08/2017

Roberto Martínez, presidente de Pepsico Alimentos para Centroamérica, Caribe y Sudamérica, evita las declaraciones conflictivas. A poco más de un mes de haber cerrado su planta de Florida, en Vicente López, el ejecutivo argentino, sin embargo, no escapa a ninguna pregunta de LA NACION, a quien recibió en las oficinas de la empresa en Munro.

-Acaban de sufrir una fuerte crisis ¿Qué hicieron mal?

-Hace un tiempo que venimos trabajando en cómo seguimos creciendo en la Argentina. Analizamos las distintas avenidas y nos llevaron a entender que la planta de Florida era inviable, porque está el predio en una zona residencial, difícil de entrar con camiones, con una alta estructura de costos, y una imposibilidad física de seguir creciendo ahí. Si queremos seguir creciendo, que queremos, el lugar para hacerlo es en Mar Del Plata.

-¿Se hubieran animado con el Gobierno anterior?

-No es algo que se decide de la noche a la mañana. No hay un buen momento para cerrar. Buscamos otras alternativas, hasta que el negocio no aguantó más. Al mismo tiempo, tomamos la decisión de invertir y de generar empleo en Mar del Plata, en donde hemos generado en los últimos siete años más de 700 puestos, hemos invertido US$ 140 millones; en los últimos meses tomamos poco más de 80 personas. Seguimos invirtiendo.

-En retrospectiva, ¿qué harían distinto?

-Las consecuencias se hubiesen dado en un momento o en el otro. Nunca es fácil cerrar una planta. También creemos que tratamos a la gente de una forma muy buena, por encima de lo que exige la ley. Teníamos ahí a 691 personas: 155 fueron realocadas acá y en la planta de Barracas; lamentablemente, otras 536 personas se quedaron sin trabajo.

-Dijeron que el 85% había aceptado el plan de desvinculación?

-En el proceso de crisis, llamamos a cada uno de ellos, los citamos y les dimos apoyo psicológico para ellos y para sus familias. 455 firmaron la desvinculación. El procedimiento terminó el 6 de julio. Dimos un día más, porque los beneficios eran muchos: doble indemnización y se seguía pagando la obra social por seis meses. Pero no se presentó nadie y esas 81 personas quedaron afuera. Y el 10 de julio, conforme la ley, procedimos a despedirlos, bajo la indemnización de ley y con un telegrama, como marca la legislación en la Argentina.

-¿Cómo vivieron el desalojo de la planta?

-El predio es privado, la planta es propiedad de Pepsico, y hubo un pequeño grupo de gente, algunos ex empleados, que decidieron ingresar ilegalmente. Hicimos la denuncia. Tanto el fiscal como la jueza decidieron que había que proceder al desalojo, eso está fuera de nuestro control. Lamentamos que un grupo pequeño de ex empleados y de otra gente que no sabemos quién era, hayan tomado esta decisión, y que haya habido algunos heridos.

-¿Qué respuesta tuvierondel Gobierno?

-Presentamos un procedimiento preventivo de crisis en el Ministerio de Trabajo. Inclusive, en estos casos, la ley te permite indemnizar a la gente al 50%. Abrimos el procedimiento, se habló con el sindicato de Rodolfo Daer. A partir de ahí, trabajamos de la mano con ellos para poder acordar algo. Se acuerda el 200% de indemnización.

-¿El Gobierno tuvo algún reparo?

-Hizo lo que tenía que hacer. Dejó que el proceso legal fluyese.

-Se dijo que estaba enojado, por ejemplo, porque informaron del cierre con un papel en la planta?

-El 19 de junio presentamos el procedimiento en el Ministerio. El 20 es feriado. El papel fue una cuestión de que no había nadie y había que poner una notificación legal. Pero automáticamente que se llegó a ese punto, la gente empezó a recibir llamados personalizados.

-¿La cúpula del sindicato estaba de acuerdo?

-Cuando se abrió el procedimiento, llamaron a una asamblea, el 23 de junio, que transmitieron por Facebook live. Votaron por buscar la mayor indemnización para la gente.

-¿Pero el Gobierno terminó enojado o no?

-Es una decisión privada. El Gobierno habló del respeto a las leyes y al derecho de un privado de tomar una decisión, que a nadie le gusta y que es difícil.

-¿Creen que se politizó por ser un año electoral?

-No sé si se politizó o no.

-¿Qué van a hacer con el predio?

-La decisión es donarlo. Estamos viendo opciones y con quién trabajar en esa donación. Queremos que sea con un fin social.

-No es nuevo lo que pasó a Pepsico con el sindicato. También Kraft vivió algo similar. ¿Afecta eso su inversión en el país?

-Tengo responsabilidad sobre más de 40 países, y Pepsico opera en más de 200. A veces el sindicato es un poco más cercano o más lejano. En esa planta hemos tratado de introducir algunos cambios, mejoras, como hicimos en Mar del Plata, y sí, encontrábamos resistencia del sindicato.

-Se habla estos días del costo laboral, del ausentismo ¿Cuál es su postura?

-El ausentismo va a depender siempre de la industria y de la planta. En Florida era alto.

-¿Es verdad que era del 30%?

-Era un número alto. Lo otro sí, el costo laboral argentino en general es alto. Pero si fuese imposible trabajar acá no estaríamos expendiéndonos en Mar del Plata.

-¿Cuánto importan?

-Producimos 97% localmente: compramos 9% de la papa que se industrializa, avena, maíz, trigo, todo del campo argentino. ¿Qué importamos? El 3%: la Lays Stax, que viene en tubo, porque la única planta que la produce en América latina está en Chile. De la Argentina exportamos 25% de la producción a Chile, Paraguay y Uruguay. En estos meses, como estamos poniendo en marcha líneas en Mar del Plata, importamos de Chile. ¿Cuánto? US$ 140.000.

-¿Sobre ventas por cuánto?

-Más de US$ 300 millones.

-¿Cuánto impactó la recesión de estos años en la decisión?

-La decisión tiene que ver con factores puntuales de la planta. Por otro lado, el consumidor está cambiando. Como dato: hace un año bajamos 35% los precios y los estamos sosteniendo. No es una decisión coyuntural del país, sino de largo plazo.

-¿Les va bien acá?

Conforme a nuestros planes.

Mini bio

Nacionalidad: Argentina

Estudios: Licenciado en Marketing (Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales)

Trayectoria: Trabaja en Pepsico desde hace 19 años. Antes se desempeñó en otras empresas alimenticias

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon