Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sólo el tono de la campaña distanció a Macri de Schiaretti

logotipo de LA NACION LA NACION 11/08/2017

CÓRDOBA.- Pese a los cruces durante la campaña y en los actos de cierre, Mauricio Macri y Juan Schiaretti se dieron ayer un abrazo en el aeropuerto de Córdoba cuando el gobernador fue a recibir al Presidente. Después de ese encuentro fugaz, cada uno partió para los lugares donde terminaron su carrera proselitista hacia las PASO.

El saludo marcó el escenario provincial de cara a la elección: una buena relación institucional y personal entre Macri y Schiaretti, pero con la necesidad de ambos de ganar el domingo. Cambiemos entiende que tiene chances de sacarle ventajas al PJ, mientras que el cordobés apostó fuerte por su intención de que la "liga de gobernadores" se convierta en la interlocutora del Presidente después de octubre.

Macri llegó acompañado de su esposa, Juliana Awada, y con un discurso de unos 15 minutos clausuró el acto de cierre de campaña. Fue precedido por seis de los nueve candidatos a diputados, quienes pusieron su mirada en la elección provincial de 2019 más que en la de pasado mañana.

Todos los candidatos -a diferencia de Macri- tuvieron un discurso duro contra el gobierno provincial, plantearon que era "el mismo peronismo que en 2011 le entregó la lista al kirchnerismo" y que ahora "ocultan" quiénes fueron sus socios. El Presidente, en cambio, se refirió al "trabajo en equipo" con la gestión de Schiaretti y elogió la decisión del mandatario de reducir Ingresos Brutos para los créditos hipotecarios.

Con la estética que Cambiemos usa en todos sus actos -cuadrilátero al centro-, la presencia mayoritaria fue de dirigentes, legisladores y funcionarios municipales. El embajador en Ecuador, Luis Juez, quedó al lado del ministro Oscar Aguad y el intendente Ramón Mestre. Sólo intercambiaron un saludo formal. Más alejados quedaron los diputados Nicolás Massot y Mario Negri.

Con el hashtag #YoNoAflojo se reprodujeron videos de la campaña y sonaron temas de "el Potro" Rodrigo, del Chaqueño Palavecino, de Soda Stereo, Carlos Vives, Shakira y de la infaltable Gilda. Minutos después de las 19 subió Macri, quien, como ya es tradición, recordó que en Córdoba "empezó el cambio".

Insistió en que es consciente de que el "crecimiento no llegó a todos", pero recalcó que es un proceso: "Esto va en serio. Lo que vale no se hace de un día para el otro". Graficó la necesidad de no dar paso a la ansiedad con su experiencia en Boca. "Me llevó tres años empezar a ganar; Ramón Díaz se cansó de ganarme en esos tiempos", dijo.

Macri con Schiaretti, un abrazo fugaz en el aeropuerto © LA NACION Macri con Schiaretti, un abrazo fugaz en el aeropuerto

El Presidente repasó su gestión sin mencionar nunca al kirchnerismo. Pero se preguntó: "¿Por qué si tenían tantas soluciones nos dejaron un país lleno de problemas, con un Estado que estuvo al servicio propio y no de la gente?".

A pocas cuadras, el PJ

A 10 minutos de donde estaba Macri, Schiaretti y el ex gobernador José Manuel de la Sota lideraron el cierre de campaña del peronismo. Martín Llaryora, que encabeza la lista, fue el más crítico de la gestión nacional, en especial por la suba de tarifas y la inflación.

"Somos fundamentalmente un gobierno de clase media y que apoya a los sectores populares -dijo Schiaretti-. No significa que estemos en contra de la clase alta, queremos ayudar a que cada vez haya más ricos en la provincia, a que haya cada vez menos pobres. Somos un gobierno sensible."

En los últimos días el gobernador, a través de las redes sociales, pidió ir a votar el domingo y admitió que la elección se presenta "cerrada". En el acto, Schiaretti volvió a tratar de "amigo" al Presidente pero le recalcó que sus funcionarios son "de Barrio Norte y de Puerto Madero". "Tal vez no saben dónde quedan La Rinconada o Guanaco Muerto", pueblos cordobeses donde quitaron pensiones por invalidez.

"Querido Mauricio", le dijo varias veces para -inmediatamente- criticar algunas de las medidas tomadas especialmente en el área social. "Quiero que sepas que la vida no es un Excel", repitió y -otra vez- se comprometió a garantizar "la gobernabilidad" y le pidió que avance en un acuerdo en el que estén "de acuerdo industriales, empresarios y sindicalistas".

"Vos sos presidente gracias a Córdoba -apuntó Schiaretti-. Estimado, déjese ayudar; prefirió ahondar la grieta y hacernos creer que se vota Macri o Cristina, y no es así."

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon