Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sampaoli sonríe: Messi, Dybala e Icardi llegan enfocados en el gol

logotipo de LA NACION LA NACION 27/08/2017

BARCELONA.- El Centenario está expectante con la llegada de la Argentina de Leo Messi , el jueves próximo. "El clásico más antiguo de la historia del fútbol", fue el eslogan que eligió la Asociación Uruguaya para presentar el duelo frente la selección de Jorge Sampaoli . Tercero en el grupo, el equipo del Maestro Tabárez no se quiere relajar. Una situación que lo llevó hasta a convocar a Luis Suárez , que todavía no se recuperó de la lesión en la rodilla derecha.

Cuando el Nº9 de Barcelona se retorció del dolor en el último clásico ante Real Madrid, el pasado 17 de agosto, en Barça saltaron las alarmas. Sin Neymar y sin el charrúa, Messi se quedaba sólo. Pero si el rol de Suárez es importante en el Camp Nou, en el Centenario es todo. Uruguay vive de los goles de Suárez, máximo goleador en la historia de la Celeste (48). Por eso, el delantero azulgrana no quería saber nada con perderse el duelo frente a la Argentina de su amigo Messi y forzó la maquinaria. Cuando todo hacía pensar que Suárez estaría fuera de la canchas por un mes, Barcelona emitió un comunicado, ayer por la tarde, en el que justificaba el viaje del punta con la selección de Tabárez. "Los servicios médicos del FC Barcelona y los de la Asociación Uruguaya de Fútbol han acordado que el jugador se incorpore la próxima semana con su selección donde seguirá con el trabajo de recuperación", explicó el club catalán.

Suárez no viajó al País Vasco para enfrentar ayer a Alavés en el triunfo por 2 a 0 del Barça; en cambio, sí lo hará para jugar con la Argentina. Y mientras Uruguay espera sus goles, los delanteros de Sampaoli se empachan de goles en Europa.

Parecía que Messi había empezado la campaña 2017/18 con la mira torcida. Se había estrellado por triplicado contra los palos ante el Betis, la semana pasada, y ayer, frente a Alavés, el arquero Pacheco le paró un penal. Ninguna novedad en el currículum del rosarino. Los 12 pasos son una especie de criptonita para Messi. En su carrera tiró 100 penales, erró 22, tres con la selección argentina. Su viejo competidor, Cristiano Ronaldo, en cambio, sólo malogró el 14% de sus tiros desde el punto del penal.

Ocurre, en cualquier caso, que a Messi nunca hay que subestimarlo. Mucho menos, cuando se habla de goles. El Nº10 salió (una vez más) al rescate de un Barcelona que dominó, pero que no encontraba profundidad ni acierto al arco. Barça maldice a Neymar, extraña a Luis Suárez e implora para que el botín izquierdo de Messi se mantenga encendido. Y el rosarino, que volvió a jugar de falso 9, no falla. Marcó por duplicado y ya suma 351 goles en sus 384 partidos en la liga española. Una estadística que domina a su antojo: en el retrovisor tiene a Ronaldo (285), Zarra (251) Hugo Sánchez (234), Raúl González (228) y Di Stéfano (227).

Pero Messi no es el único de los delanteros argentinos que anda devorando arcos en el Viejo Continente. Dybala rompe redes y silencia a detractores. "Dybala no tiene nivel para jugar en Real Madrid o en Barcelona", había asegurado el talentoso y díscolo Antonio Cassano, ex delantero de la Casa Blanca, hoy retirado. Pero la Joya ni se mosqueó. Y le contestó a Cassano con un hat-trick en la remontada de la Vecchia Signora ante Genoa (4-2). "Se está convirtiendo en un jugador importante", lo piropeó Massimiliano Allegri, técnico de la Juve. Desde que, a principio de temporada, heredó la histórica Nº10 de Juventus, ésa que se calzaron Del Piero, Baggio y Platini, entre otros, Dybala acumula seis goles en tres partidos. "Todavía tiene cosas para mejorar. Puede levantar su nivel por las cualidades que tiene. Este año para él es clave, tiene que hacer una gran Champions League", aseguró Allegri. Pletórico en Turín, Dybala viaja a la Argentina en busca de consolidar su sociedad con Messi e Icardi en la selección.

Icardi tenía un maleficio en el Estadio Olímpico de Roma. El delantero de Inter, que nunca había firmado una red en el Coliseo, metió dos goles en la victoria del cuadro nerazzurri frente a Roma. Anda encendido el punta, que ya suma cuatro tantos y se sube a lo más alto de la tabla de goleadores del calcio, junto a Dybala. "No soy un héroe", dice Icardi, que acumula 86 goles en la Serie A, 75 con la camiseta de Inter. Los tantos de Icardi no sorprenden a nadie, menos a Sampaoli, que dejó a Higuaín en Turín para darle pista al capitán de Inter.

Uruguay busca recuperar los goles de Luis Suárez. Argentina tiene a sus delanteros en llamas.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon