Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Satisfacción en el Gobierno por el raid final de Vidal

logotipo de LA NACION LA NACION 12/08/2017

No fueron los candidatos, tampoco el presidente Mauricio Macri. La campaña de Cambiemos tuvo otra protagonista estelar: María Eugenia Vidal fue la encargada de disputar cada voto y quien se cargó "el equipo" sobre su espalda; fue la gobernadora bonaerense la que intentó hasta el último minuto disponible convencer a los bonaerenses de que Cambiemos es la mejor opción.

Si bien estaba previsto que fuera una de las caras más visibles del oficialismo, su presencia creció con la necesidad. Y a medida que los números de los rivales, en especial de la ex presidente Cristina Kirchner, prendían las luces de alarma, su discurso se hizo cada día más duro, más confrontativo.

De un lado para el otro. De un canal de televisión a otro. Sin tiempo que perder. Un raid sin descanso, que tuvo anteayer su pico de máxima visibilidad y el mensaje más firme. Ayer fueron todas celebraciones en el equipo de campaña. Es que el sprint final de la mandataria bonaerense tuvo un impacto inesperado.

"Lo más contundente no fue el argumento, sino la emoción con lo que lo dijo", analizó uno de los hombres de confianza de la gobernadora.

El punto más alto se dio tras el contrapunto que mantuvo con un panelista, Diego Brancatelli, en el programa Intratables. El efecto de esa presentación fue inmediato, no sólo en el rating del programa que logró picos de 9,4 puntos, sino especialmente en las redes sociales.

La publicación del cruce en el Facebook de LA NACION tuvo más de 52.000 interacciones (39.000 likes, 9000 compartidos y 4000 comentarios) y alcanzó a más de 2,3 millones de usuarios. En Youtube, el video más visto del cruce fue publicado por el canal Picadillo TV, que tuvo más de un millón de reproducciones. Pero teniendo en cuenta las diez publicaciones más vistas en YouTube del debate, superan los 2 millones de reproducciones.

La presentación de Vidal anteayer en ese programa de televisión tuvo más valor que todos los actos de campaña juntos. Esa fue la valoración que hicieron en la Casa Rosada y cerca de la mandataria.

Pero no se trató de un hecho aislado. Vidal había comenzado el día temprano en una entrevista radial con un tono más fuerte, en la que no ocultó cierto fastidio principalmente con el kirchnerismo. Ese mensaje tuvo un segundo pico en el acto de cierre de campaña ayer en Vicente López y finalmente terminó por consolidarse en Intratables.

"Hablemos de verdad de pobreza. Ahí sí que me enojo... Me enojo porque hay tanta hipocresía y doble discurso. No querían decir la pobreza que había, no la querían ni mostrar, les daba vergüenza la pobreza que había tenido la Argentina mientras crecía, como decían ellos, crecía a tasas chinas. Y todos recorríamos los barrios y veíamos cómo se estaba llenando de droga y de narcotráfico", así cruzó Vidal a uno de los panelistas identificados con el kirchnerismo.

Según confiaron desde su equipo de campaña, el gesto y el tono del mensaje durante el programa se dio "naturalmente". Y agregaron: "Estuvo un poco más arriba el tono, pero es algo a lo que te lleva una campaña. Fue un buen cierre, pudimos dar el mensaje".

Uno de los interrogantes es qué sucederá después de las PASO. ¿Mantendrá Vidal este nivel de exposición y confrontación? Difícil. Pero eso estará dado por el resultado de la elección de mañana que, ya sea en la Casa Rosada o en la sede porteña del Banco Provincia, todos anticipan "muy peleada".

Con candidatos que por errores propios o falta de conocimiento no lograron hasta el momento liderar la campaña, todos en el Gobierno miran a Vidal como principal figura. Como en una partida de ajedrez, apremiado por su rival, Cambiemos apostó todo con su reina. Una decisión que muestra la paridad en la que llegaron a esta definición el oficialismo y el kirchnerismo. Sólo resta un día para ver si la jugada sirvió para ganar, hacer tablas o si finalmente no terminó de surtir el efecto que buscaron.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon