Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sediento de grandeza, PSG se la juega y consigue a Neymar

logotipo de Associated PressAssociated Press 03/08/2017 Por SAMUEL PETREQUIN, Associated Press

PARIS (AP) — Por años, París Saint-Germain se hizo fama de club que siempre se queda corto, con aficionados racistas y revoltosos, que se pelean a menudo entre ellos mismos afuera del estadio.

Pero es considerado un club del pueblo, que tiene también aficionados acaudalados y que trata de complacer a la afición.

Con la llegada de Neymar por una suma sin precedentes, los dueños cataríes del club intentan borrar la amargura de su eliminación en los octavos de final de la pasada la Liga de Campeones tras no ser capaces de conservar una ventaja de 4-0 del partido de ida ante Barcelona y conquistar finalmente el trofeo europeo que tanto ansían.

Incorporar a Neymar le costará una fortuna: pagaron la cláusula de rescisión de 222 millones de euros (262 millones de dólares), una suma que más que duplicar el viejo récord para una transferencia, los 105 millones de euros (116 millones de dólares) dólares que desembolsó Manchester United por Paul Pogba el año pasado.

Desde que Qatar Sports Investments asumió el control del PSG con el objetivo de llevarlo a la cima del fútbol mundial, ha gastado sin límites y tratado de atraer a algunas de las máximas luminarias del deporte.

El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, izquierda, saluda al presidente francés Emmanuel Macron en una actividad el jueves, 3 de agosto de 2017, en París. (Philippe Wojazer/Pool Photo via AP) © The Associated Press El presidente del PSG, Nasser Al-Khelaifi, izquierda, saluda al presidente francés Emmanuel Macron en una actividad el jueves, 3 de agosto de 2017, en París. (Philippe Wojazer/Pool Photo via AP)

El derroche empezó a mediados del 2011 con la compra de Javier Pastore en 42 millones de euros. Le siguieron Thiago Motta (11,5 millones), Thiago Silva (42 millones), Zlatan Ibrahimovic (21 millones), Ezequiel Lavezzi (29 millones), Marco Verratti (12 millones), Lucas Moura (40 millones), Edinson Cavani (64,5 millones) y Angel Di María (63 millones).

La llegada de Neymar, no obstante, podría no dar los resultados esperados, al menos en el plano deportivo.

Tras la partida de Ibrahimovic el año pasado, el uruguayo Cavani se afianzó como el principal referente del ataque y fue el máximo cañonero de la liga francesa. Anotó 49 goles en 50 partidos en todas las competencias. Resta por verse si Cavani podrá mantener esa producción con Neymar en el ataque, sobre todo si el técnico Unai Emery decido poner al brasileño en el centro del ataque.

Anotar goles no era el problema de PSG y muchos se preguntan por qué el club no incorporó a un par de volantes de marca que le den solidez al andamiaje defensivo. También podrían buscar otro arquero que reemplace al poco confiable Kevin Trapp.

Se especula que la llegada de Neymar es más importante desde un punto de vista económico, pues venderá muchas camisetas y ayudará a impulsar la imagen del club.

Los dueños cataríes se deshicieron de muchos de los aficionados más violentos y le han dado estabilidad económica al club.

Pero el costo de la afiliación al club aumentó un 100% en los últimos seis años y los socios deben pagar una suma adicional para ver los partidos de la Liga de Campeones.

Ha habido varias protestas de aficionados que creen que el club se enfoca más en los socios ricos que en los pobres.

No hay duda de que el club creció con el dinero catarí, pero también se puede decir que no logró los resultados que se podrían esperar de un equipo con tantos medios, que este año no solo fue humillado en la Champions League al caer 6-1 ante Barcelona en la revancha sino que tampoco ganó la liga francesa, cuyo título se lo llevó una joven escuadra de Mónaco.

image beaconimage beaconimage beacon