Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Sigue la polémica por el "faltazo" de la oposición a la sesión de Capitanich en Diputados

logotipo de Infobae Infobae 05/06/2014 Infobae

Ayer, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió por cuarta vez a la Cámara de Diputados para rendir un nuevo informe de gestión. Sin embargo, la sesión estuvo marcada por la ausencia de a mayoría de los bloques opositores (Frente Renovador, el PRO y los partidos que integran el Frente Amplio Unen). Según argumentaron, el motivo del "faltazo" fue que querían preguntarle y repreguntarle -como sucede en el Senado- al jefe de ministros y no ser "espectadores de un monólogo". Aún se sienten las repercusiones del la decisión de la oposición y la polémica sigue latente. En diálogo con radio Vorterix, la jefa de la bancada del Frente para la Victoria (FpV), Juliana Di Tullio, que fue "un error político grave e infantil de la oposición" y que "es muy difícil preguntar y repreguntar" en Diputados, debido a la cantidad de legisladores. "No es un interrogatorio, es un informe. Más de 1.100 preguntas le han hecho", aclaró. "En función de eso si quieren repreguntar lo pueden hacer. Pero hay un reglamento de la Cámara. Lo que están haciendo es degradar su tarea legislativa. Representamos al pueblo de la Nación y al no estar sentados es grave institucionalmente. No es el lugar de un diputado un set de televisión sino el recinto", dijo Di Tullio. "Fue una excusa falaz", sostuvo. En contraposición, el legislador del PRO, Federico Pinedo, argumentó en la misma radio la decisión de los bloques opositores y afirmó que el oficialismo "quiere destruir la Cámara de Diputados". Dijo que lo que pretenden es tener el mismo trato que tiene el Senado, a quienes -explicó-, se les permite entregar las preguntas hasta 72 horas previas a la sesión. "Las de Diputados le llegan al Jefe de Gabinete 25 minutos antes y no las puede leer", agregó. "Lo que hay en el Cámara de Diputados es la destrucción sistemática de ejercicio de la representación del pueblo. Llega un punto en el que uno tiene que elegir ser cómplice o decirle a oficialismo que pare porque así no se puede seguir", expresó Pinedo. "En la sesión anterior el Radicalismo habló durante 20 minutos e hizo 10 preguntas. Respondió media pregunta diciendo que no sabia cuál era el nivel de pobreza. Si repreguntan la misma pregunta, va tomarse 20 minutos para decir lo mismo. Nos está tomando el pelo. Pero le toma el pelo a los argentinos y no queremos ser cómplices de eso", insistió.

Más de Infobae

image beaconimage beaconimage beacon