Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Super Rugby: la franquicia australiana que lucha en la Justicia para seguir jugando el torneo

logotipo de LA NACION LA NACION 23/08/2017

(AFP).- La franquicia australiana Western Force pelea en la Justicia para continuar jugando el Super Rugby en el 2018. Con la reducción de equipos que planteó la Sanzaar para lo que vendrá, la Federación de Australia decidió que sea este equipo uno de los que no juegue el año próximo. Sin embargo, tras pelear en los Tribunales, está muy cerca de hacerlo.

Western Force ganó este miércoles el derecho de recurrir su no inclusión en el Super Rugby la próxima temporada, con lo que mantiene la esperanza de hacer retractarse a su federación. La Corte suprema de Nueva Gales del Sur deberá examinar su recurso para dar su veredicto posteriormente.

El equipo había iniciado la semana pasada un "combate judicial" contra su Federación (ARU) para protestar su expulsión de la competición de franquicias del hemisferio sur. La franquicia australiana es víctima de la reducción del número de equipos que componen la competición a 15 formaciones a partir del próximo año.

La apertura a formaciones argentinas y japonesas en 2016 hizo aumentar el número de equipos a 18, pero ese formato no convenció dadas la baja afluencia a los estadios y lo complejo de establecer las clasificaciones.

También perdieron su ligar en el Super Rugby las franquicias sudafricanas de Cheetahs y Southern Kings.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon