Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tibios signos de recuperación del consumo

logotipo de LA NACION LA NACION 26/08/2017

Muy lentamente, y todavía de manera heterogénea, el consumo -una de las patas de la sensación térmica de la economía en la calle- comienza a mostrar indicios de recuperación.

Pese a la baja base de comparación, según datos de la Dirección General de Estadística y Censos porteña, son varios los sectores económicos que comenzaron a mostrar números de ventas positivos en el segundo trimestre. El informe de Indicadores de Evolución de Ventas Basados en Información Fiscal divulgado ayer por esa dependencia, por caso, muestra alzas en las ventas de alimentos en supermercados, restaurantes, comidas rápidas, comercialización de electrodomésticos y jugueterías. Los únicos sectores que caen son telefonía móvil y la venta de "otros artículos" en supermercados.

Otros números muestran una desaceleración de la caída del consumo. Si bien en junio pasado, la consultora Kantar WorldPanel mostró una caída del consumo masivo de 2%, por lo que acumuló una baja de 3% en el primer semestre, "en los sectores de menores ingresos aumentó 6% en comparación con junio de 2016 y 1% en el primer semestre", afirmó el Monitor de la Economía Real que elaboró la Secretaría de Transformación Productiva este mes en base a los datos del panel privado de consumo.

De acuerdo con información del Banco Central (BCRA), el salario real en mayo creció 3,9% y suma cinco meses de subas consecutivas. El de mayo fue el mayor aumento desde noviembre de 2015, según los datos oficiales. Para el Ministerio de Trabajo, las principales paritarias ya cerraron con un promedio de 22% de aumento anual.

Pese a esto, el consumo masivo -los datos de shoppings y supermercados- no repuntan (cayeron en junio 5,1% y 1,2%, respectivamente). En el Gobierno afirman, sobre la base de los paneles privados, que parte del consumo se pasó hace ya tiempo a los mayoristas. Tanto es así que el Indec analiza sumar la medición de este canal. Por otro lado, destacan, que el dato del PBI del primer trimestre para el consumo fue positivo. Además, los funcionarios suelen subrayar que, más allá del componente del consumo masivo, las ventas de autos y motos, por ejemplo, crecen desde hace meses en el país.

Según la dependencia estadística porteña, en el segundo trimestre del año, las ventas de alimentos en supermercados subieron 1,6%; las de restaurantes, 2,1%; las de fast food, 2,1%; las de productos de electrodomésticos, 11%; y las de jugueterías, 5,1 por ciento. En tanto, se registraron caídas en las ventas de otros artículos en supermercados (-9,2%) y telefonía móvil (-2,1%).

"Estos indicadores se construyen a partir de la información consolidada obtenida de las declaraciones juradas impositivas del impuesto sobre los ingresos brutos, siendo que la base imponible declarada de este impuesto tiene correspondencia con las ventas efectuadas en el período que se declara", explicó la dirección estadística de la Ciudad.

"Los resultados que se exponen son la variación porcentual, para algunas actividades seleccionadas, de las ventas declaradas en moneda constante. Se utiliza, para la conversión de moneda corriente a moneda constante, información proveniente del Índice de Precios al Consumidor de la Ciudad de Buenos Aires (Ipcba)", explicaron. Muy lentamente, como la economía, el consumo reacciona.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon