Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras los cuestionamientos, Letizia se sumó a Felipe en la visita a los heridos

logotipo de LA NACION LA NACION 20/08/2017

BARCELONA.- Fue casi en el mismo lugar donde cuatro años atrás vivieron el momento más humillante de su principado, cuando en mayo de 2013 una silbatina de separatistas catalanes los recibió afuera y adentro del Teatro Liceu, de Barcelona, en el momento de mayor apoyo al independentismo de la región. Pero en la mañana de ayer, el grito de "¡Viva España!" y "¡Viva Barcelona!" fue lo único que se escuchó cuando los reyes Felipe VI y Letizia depositaron una ofrenda floral en La Rambla, en homenaje a las 14 víctimas del ataque del jueves pasado.

"Este atentado cobarde [...] no puede y no podrá con nosotros. No tenemos miedo, ni lo tendremos nunca", dijo Felipe, vestido de negro, al igual que la reina Letizia.

Los reyes visitaron previamente el Hospital del Mar, donde están internados muchos de los heridos por la proximidad con el lugar del ataque. Los monarcas recorrieron el lugar acompañados por la ministra de Sanidad española, Dolors Montserrat.

Allí hablaron con el equipo médico del centro y se interesaron por el estado de salud de los heridos.

Felipe había viajado a Barcelona anteayer, el día después de los atentados reivindicados por el grupo jihadista Estado Islámico (EI). Ese día el rey participó en la capital catalana de un multitudinario acto de homenaje a las víctimas, junto al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, y al presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont. Pero la ausencia de Letizia en la manifestación de rechazo a los atentados y el minuto de silencio por las víctimas, en la Plaza Cataluña, fue muy comentada en las redes sociales, por lo que la Casa Real se vio obligada a difundir ayer una nota en la que anunciaba que Letizia acompañaría a su esposo a visitar a los heridos en los hospitales y al homenaje en La Rambla.

Sin embargo, no hubo detalles sobre los motivos de la inasistencia de Letizia al acto de anteayer.

Además del acto en el que estuvieron los reyes, el Paseo de Las Ramblas se llenó ayer de flores y de aplausos: lo que el jueves era duelo, ayer fue un kilómetro abarrotado de gente en homenaje a las víctimas. En medio de un concierto de bocinas y de globos, varios taxistas desfilaron por el bulevar a la caída de la tarde, con un crespón negro en su antena y el eslogan "No tenemos miedo" en las ventanas.

El paquistaní Hussein Nassam, de 44 años, depositó con otros compañeros una corona de flores en nombre de los "taxis musulmanes" en la entrada de la famosa vía barcelonesa.

A lo largo de los 500 metros recorridos por la camioneta que el jueves pasado mató a 13 personas, no dejaron de aparecer "altares" improvisados en memoria de las víctimas. En algunos podían leerse las palabras "juntos", "diferentes" y "paz".

Agencias DPA y AFP

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon