Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Tras sobrevivir a votación, los problemas de Temer continúan

logotipo de Associated PressAssociated Press 03/08/2017 Por PETER PRENGAMAN y MAURICIO SAVARESE, Associated Press

BRASILIA (AP) — Con su cargo en riesgo, el presidente Michel Temer apenas sobrevivió una votación del Congreso a raíz de acusaciones de corrupción que han despertado enorme malestar y descontento en todo el país.

Temer, tarde el miércoles después de la votación, agradeció a la Cámara de Diputados por “su elocuente decisión” y declaró que ahora su gobierno deberá dedicarse a impulsar las prometidas reformas económicas.

“No descansaré hasta el 31 de diciembre del 2018", expresó en alusión al fin de su período presidencial.

Sin embargo, los problemas legales continúan y comienza a agrietarse la coalición oficialista, por lo cual Temer tendrá escaso tiempo para celebrar.

La votación en la Cámara de Diputados fue de 263 a favor y 227 en contra, con lo que el mandatario pudo mantenerse a flote y evitar un juicio político.

En efecto, la votación suspende el cargo de pago de sobornos, presentado en junio por el fiscal general Ricardo Janot. Se prevé que Janot lo acuse de obstrucción de justicia para fin de mes. Eso derivaría en una segunda votación, lo que obligaría a sus aliados a decidir una vez más si arriesgarán sus propios futuros políticos al respaldar al impopular líder. Los 513 escaños de la cámara baja estarán en juego en los comicios del año próximo.

Un aspecto ominoso para Temer es que los 263 votos depositados a su favor son mucho menos que los 308, es decir el 60% de los 513 escaños, que necesitará para reformar el sistema de pensiones. Esa es una propuesta impopular que cuenta con el apoyo del empresariado, el cual ha ayudado a mantener en el poder al impopular líder.

"Esto no se ha acabado”, declaró Rafael Salies, consultor de riesgos de la firma Southern Pulse en Río de Janeiro. "Es probable que agosto venga con muchas más sorpresas".

La votación en la Cámara de Diputados se realizó después de un día entero de negociaciones y gestiones administrativas por la oposición, maniobras diseñadas para demorar la votación hasta la noche, cuando la mayoría de los brasileños ya estaría en casa y podría ver el proceso en vivo por televisión. La táctica pareció funcionar.

Si bien los opositores ofrecieron apasionados discursos detallando los argumentos a favor de destituir al mandatario, los partidarios no dijeron mucho más que lo mínimo necesario para dar su voto. La votación se realizó en la Cámara de Diputados debido a que según las leyes brasileñas un presidente en funciones no puede ser enjuiciado sin la aprobación de la cámara baja, considerada la voz del pueblo.

Durante todo el día hubo gritos e incluso empellones entre los miembros de la cámara baja.

“Temer es un ladrón y necesita ver cuál es su situación con el Ministerio de Justicia”, dijo Elvino Bohn Gass, miembro del Partido de los Trabajadores, de oposición. “Brasil no debería ser gobernado por una banda de rufianes”.

Otros se manifestaron a favor de mantener a Temer en el poder en aras de la estabilidad política.

“Brasil no puede cambiar de presidente tres veces en un año”, dijo Sergio Moraes. “Será investigado posteriormente”.

Temer, quien fue vicepresidente, llegó al poder hace poco más de un año cuando la presidenta Dilma Rousseff fue sometida a juicio político y destituida por gestión ilegal del presupuesto federal.

Desde que asumió el poder, el gobierno de Temer se ha visto golpeado por un escándalo tras otro, aunque ha logrado aprobar medidas impopulares, como leyes laborales menos estrictas y propuestas para reducir las pensiones. Además cuenta con un pésimo respaldo. El sondeo nacional más reciente indicó que sólo el 5% de los brasileños aprueba al mandatario.

La sesión es la repercusión más reciente de la colosal pesquisa por corrupción que ha llevado a la cárcel a muchos miembros de la élite del país, como Marcelo Odebrecht, exdirector general del gigante de la construcción Odebrecht, y Eduardo Cunha, expresidente de la cámara baja que cumple una sentencia de 15 años.

Una grabación supuestamente hecha en marzo salió a la luz y en ella Temer parece apoyar que se mantuvieran los pagos a cambio del silencio de Cunha, que se cree tiene información perjudicial sobre muchos políticos.

Dentro de las investigaciones se reveló que Temer habría orquestado una trama de sobornos en la que recibiría millones de dólares por ayudar a JBS, una enorme empresa de empaquetado de carne, a resolver un problema de negocios. Un ex colaborador suyo fue detenido cuando llevaba una maleta con 150.000 dólares, de los que buena parte habrían estado supuestamente destinados a Temer.

Temer niega las acusaciones y dice que no hay prueba alguna de que recibió ese dinero.

Temprano en la votación el abogado del mandatario, Antonio Claudio Mariz de Oliveira, comenzó a hablar del cargo contra Temer en su declaración de apertura. Dijo que la grabación secreta del presidente en marzo era ilegal y que la maleta que confiscaron con dinero que supuestamente pertenecía al mandatario era una maniobra de distracción.

Los pocos que hablaron en su favor elogiaron el manejo que el presidente ha hecho de la economía de Brasil, que pasa apuros para salir de su peor recesión en décadas.

“Para ser una gran nación, Brasil necesita un presidente que sea honesto, cristiano y patriota”, dijo Jair Bolsonaro, que aspira a la presidencia.

___

Savarese informó desde Sao Paulo y Prengaman desde Brasilia. Los periodistas de The Associated Press Renata Brito y Mario Lobao en Brasilia contribuyeron a este despacho.

___

Peter Prengaman en Twitter: www.twitter.com/peterprengaman

Mauricio Savarese en Twitter: www.twitter.com/MSavarese

image beaconimage beaconimage beacon