Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trivia: cuánto sabés sobre Lady Di

logotipo de LA NACION LA NACION 30/08/2017

La muerte de la princesa Diana hace 20 años puso al descubierto la rigidez de la familia real británica y la obligó a modernizarse, para mostrarse más accesible mediante una eficaz estrategia de comunicación.

"Paradójicamente, la muerte de la 'princesa del pueblo' y las emociones que provocó obligaron [a la familia real] a adaptarse", explicó a la agencia AFP el experto en relaciones públicas Mark Borkowski. "Tenía que modernizarse".

Mientras el pueblo lloraba y depositaba miles de ramos de flores ante las rejas del palacio de Buckingham y del palacio de Kensington, tras el anuncio de la muerte de Diana, el príncipe Carlos -su ex marido- y la reina Isabel II permanecían atrincherados en su propiedad de Balmoral, en Escocia, sin hacer declaraciones durante días.

A pesar de la ola de indignación que crecía en todo el país, la reina esperó hasta la víspera del funeral para romper su silencio, durante una alocución televisada excepcional que marcó un antes y un después en la comunicación de la monarquía británica.

Tras los numerosos escándalos que habían dañado la imagen de una institución distante, aferrada al protocolo y la tradición, la familia real necesitaba retomar el control.

En su paso por la monarquía, la "princesa del pueblo" dejó una huella que aún hoy sigue vigente.

Más de LA NACION

image beaconimage beaconimage beacon