Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump aumenta presión a senadores para aprobar ley de salud

logotipo de Associated PressAssociated Press 19/07/2017 Por ERICA WERNER y ALAN FRAM, Associated Press

WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump se reunió el miércoles con senadores republicanos en la Casa Blanca y les dijo cara a cara que no deben tomar su receso de agosto sin enviarle una propuesta para revocar Obamacare para que la firme.

Los senadores respondieron con la promesa de reactivar los esfuerzos legislativos que tan solo esta semana se dieron por muertos en dos ocasiones.

El éxito no está para nada garantizado, pero Trump declaró “estoy dispuesto a actuar”, poniendo así la responsabilidad en los legisladores republicanos y no sobre sí mismo. Durante la campaña presidencial del año pasado, el mandatario declaró en repetidas ocasiones que sería “muy sencillo” deshacerse de la ley de Obama.

Los hechos del miércoles ocurrieron justo un día después de que colapsara en el Senado la más reciente versión de la ley de salud republicana, lo que provocó que el mismo Trump dijera que era hora de dejar que la ley de salud del presidente Barack Obama caiga por su propio peso.

El líder de la mayoría, Mitch McConnell ha indicado que estaba preparado a dar por muerta la propuesta republicana y avanzar a otros temas de la agenda, como la reforma al código fiscal.

Pero entonces Trump presionó a McConnell para demorar hasta la próxima semana la crucial votación, e invitó a los senadores republicanos a un almuerzo en la Casa Blanca.

Ahí, frente a las cámaras, Trump pronunció un largo discurso en el que reprendió y amenazó veladamente a los republicanos, con la intención de producir una propuesta de ley de salud de una bancada que no ha podido unirse al respecto.

“Durante siete años le prometieron al pueblo estadounidense que revocarían Obamacare. Las personas están necesitadas. No hacer nada no es una opción, y francamente no creo que deban salir de la ciudad a menos que tengamos un plan de seguros de salud”, comentó.

Sentado al lado del senador de Nevada, Dean Heller, quien se encuentra vulnerable en los comicios intermedios del próximo año, Trump subrayó: “Él quiere seguir como senador, ¿cierto?”, mientras Heller le sonreía.

No quedó claro si el almuerzo en la Casa Blanca cambiaría los cálculos en el Senado, en donde McConnell ha fracasado en repetidas ocasiones en presentar una propuesta que pueda satisfacer a conservadores y moderados de su partido. Dos versiones distintas para revocar y reemplazar la ley no han sumado los votos suficientes antes de ser llevadas al pleno, tras lo cual anunció la noche del lunes que se limitaría a una medida para únicamente derogar la ley.

Pero esa propuesta también murió de manera prematura después de que tres senadores republicanos anunciaron el martes su oposición, un voto más de los que McConnell podía perder en el estrechamente dividido Senado. Para complicar aún más esa postura, la Oficina de Asuntos Presupuestarios del Congreso difundió el miércoles un análisis que reafirma los hallazgos previos de que una medida para únicamente derogar la ley vigente representaría que 32 millones más de personas quedarían sin seguro de gastos médicos durante la próxima década, además de que se duplicaría el precio promedio de las primas.

Asimismo, una nueva encuesta realizada por AP-NORC reveló que la gran mayoría de los estadounidenses quieren que los legisladores de ambos partidos colaboren en la realización de cambios en el servicio de salud, y solo el 13% respalda las acciones republicanas para revocar la ley de Obama sin que se presente un reemplazo.

___

Los corresponsales de The Associated Press Stephen Ohlemacher, Richard Lardner, Andrew Taylor y Mary Clare Jalonick contribuyeron a este despacho.

image beaconimage beaconimage beacon