Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump encabeza festival de Pascua en la Casa Blanca

logotipo de Associated PressAssociated Press 18/04/2017 Por DARLENE SUPERVILLE, Associated Press

WASHINGTON (AP) — Al inaugurar su primer Festival de los Huevos de Pascua en los jardines de la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ensalzó el lunes la fortaleza de Estados Unidos mientras miles de niños, y algunos adultos, disfrutaban de la antigua tradición de rodar huevos cocidos a través de los cuidados prados de la residencia presidencial.

"Ésta es el 139no Festival de los Huevos de Pascua. Piensen en ello, 139", dijo Trump al dar la bienvenida a familias al tradicional evento anual, el cual se realizó bajo una lluvia intermitente. "Y vamos a ser más fuertes y más grandes y mejores como nación. Estamos en ese camino", agregó en referencia a la fortaleza del país durante menos de 100 días de su liderazgo.

La esposa de Trump, Melania, el hijo de ambos, Barron, de 11 años, y el conejo de Pascua se unieron al mandatario en el balcón desde el que se aprecia el extenso prado antes de bajar para reunirse con algunos de las aproximadamente 21.000 personas que se esperaba asistirían al mayor evento social que se realiza cada año en la Casa Blanca.

Antes de unirse a las festividades con su familia, Trump agradeció a su esposa por "trabajar en esto durante mucho tiempo para que fuera perfecto".

Hubo sin embargo algunas conjeturas respecto a si los Trump serían capaces de tener una exitosa Pascua. Parecía que la planeación había iniciado tarde, luego que los Trump tomaron más tiempo que en ediciones previas para anunciar la fecha del lunes.

Tanto Trump como la primera dama han tardado en cubrir puestos en la Casa Blanca, y al menos un proveedor regular de huevos le recordó a la Casa Blanca por Twitter que se aproximaba la fecha límite para ordenar los huevos de madera que son regalados como recuerdo.

Pero el evento de rodamiento de huevos, el cual se remonta a 1878, no desaparecería. Sólo fue más pequeño, con una cifra menor a la de 35.000 personas que obtuvieron boletos el año pasado, aunque se mantuvieron actividades como un rincón de lectura, un área para enviar mensajes a soldados estadounidenses y un escenario de entretenimiento.

"En momentos en que renovamos esta tradición, gracias por acompañarnos", dijo la primera dama.

image beaconimage beaconimage beacon