Estás usando una versión más antigua del navegador. Usa una versión compatible para obtener la mejor experiencia en MSN.

Trump: La culpa en Virginia la tienen “ambas partes”

logotipo de Associated PressAssociated Press 15/08/2017 Por JONATHAN LEMIRE y JULIE PACE, Associated Press

NUEVA YORK (AP) — El presidente Donald Trump se mostró combativo el martes e insistió en que “ambas partes tienen culpa” de la violencia letal del fin de semana en Charlottesville, Virginia, con lo que de nuevo pareció equiparar las acciones de los grupos nacionalistas blancos con las de quienes protestan contra ellos.

Los comentarios del mandatario anularon la declaración más convencional que pronunció en la Casa Blanca la víspera, cuando dijo que los miembros del Ku Klux Klan, los neonazis y los nacionalistas blancos que participan en hechos de violencia son “criminales y matones”.

Los asesores de Trump esperaban que dichas afirmaciones apaciguaran una ola de críticas tanto de republicanos como de demócratas. Sin embargo, las réplicas del presidente el martes dejan entrever que su participación en el esfuerzo por acallar dichas críticas fue a regañadientes.

Durante una conferencia de prensa improvisada en el vestíbulo de su rascacielos en Manhattan, Trump elogió la respuesta original que dio ante lo sucedido en Charlottesville, y molesto culpó tanto a los grupos liberales como a los nacionalistas blancos por la violencia. Algunos de los que protestaron contra el mitin que pretendía salvar una estatua del general confederado Robert E. Lee “también fueron muy violentos”, afirmó.

“Cada historia tiene dos versiones”, dijo, e indicó que aún se desconocen algunos hechos de lo que ocurrió el sábado.

David Duke, ex líder del KKK, recibió con beneplácito los comentarios del presidente, y tuiteó: “Gracias presidente Trump por su honestidad y valor para decir la verdad”.

Mientras Trump hablaba, sus asesores ubicados en los costados del vestíbulo permanecían de pie en silencio. El secretario general de la Casa Blanca, John Kelly, se cruzó de brazos y miraba fijamente a sus zapatos, casi sin ver al mandatario. La secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders desplazaba la mirada alrededor de la sala en un intento por ver a los ojos a otros altos asesores. Una joven del personal permanecía boquiabierta.

Cuando se le pidió que explicara sus comentarios del sábado acerca de lo ocurrido en Charlottesville, Trump examinó sus notas y volvió a leer una sección de su declaración inicial en la que denunció la intolerancia, pero no habló específicamente de los nacionalistas blancos. Luego volvió a guardar el papel en el bolsillo de su saco.

Trump dijo que aún no le llama a la madre de la mujer que perdió la vida cuando un automóvil embistió a un grupo de antirracistas que se oponían al mitin de los nacionalistas blancos, pero indicó que pronto la “contactará”. La elogió por lo que dijo fue una declaración agradable acerca de él en las redes sociales.

Cuando el mandatario se alejó de su atril, se detuvo para responder una pregunta más que le gritaron: ¿Planea visitar Charlottesville? La respuesta del presidente fue para hacer notar que tiene propiedades allí y que la urbe cuenta con uno de los viñedos más grandes en Estados Unidos.

___

Pace reportó desde Washington.

image beaconimage beaconimage beacon